Texto: Corazón Doble
de Marcel Schwob


Cuento


0


Twitter Facebook


Corazón Doble

No hay más información sobre el texto 'Corazón Doble'.


Edición física


Fragmento de Corazón Doble

Yo no tenía mucha responsabilidad en todo eso; pero puedo asegurar que me atormentaba la idea de transportar la enfermedad. Seguro, llegaría a Marsella, y luego a París por el rápido. Por ese entonces no teníamos botones de llamada para los pasajeros. Ahora, yo sé que han instalado mecanismos muy ingeniosos. Hay una palanca que suelta el freno automático y al mismo tiempo se levanta una placa blanca perpendicular al vagón, como una mano, que indica dónde está el peligro. Pero nada así existía entonces. Y yo sabía que si a un pasajero lo atacaba esa peste del Asia que lo acaba en una hora, moriría sin auxilios, y que yo transportaría a París, a la estación de Lyon, su cadáver azul.

A principios de junio el cólera estaba en Marsella. Decían que la gente se moría como moscas. Caían en la calle, en el puerto, en cualquier parte. El mal era espantoso; dos o tres convulsiones, un estertor, un vómito de sangre, y luego el fin. Desde el primer ataque uno se helaba como un trozo de hielo; y la cara de los que se morían presentaba unas manchas marmóreas anchas como monedas de cinco francos. Los viajeros salían de la sala de fumigación exhalando de sus ropas una nube de pestífero vapor. Los agentes de la compañía estaban alertas y en nuestro triste oficio teníamos una nueva inquietud.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


195 págs. / 5 horas, 42 minutos.
132 visitas.
Publicado el 28 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Marcel Schwob