Texto: La Ejecución

Marcel Schwob


Artículo


0


Twitter Facebook Google+


La Ejecución

No hay más información sobre el texto 'La Ejecución'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de La Ejecución

Aquí llegan los policías para contener a los asistentes. El cielo ya clarea y las luces se van apagando. Las manos se aferran febrilmente a las barreras de madera. El terrible instrumento se alza ahí, delante de todo el mundo, estilizado, vestido con sangre y tocado con un yelmo de acero afilado. La doble puerta gira sobre sus goznes y se ve aparecer a Eyraud, un torso blanco en la penumbra.

La grasa amarillenta que la prisión extiende bajo la piel de los detenidos se ha deslizado hacia la parte baja de sus mejillas; su cráneo y su protuberante frente parecen pulidos como la cáscara de un huevo, con tan sólo una banda de cabellos grises que se van aclarando hacia las sienes. Esta silueta fantástica, que avanza con rapidez, vigor y energía, resplandece extrañamente bajo las miradas lanzadas desde todas partes. Eyraud muestra curiosidad por el público; ha rechazado al abad Faure, pero parece necesitado, tal vez, de la protección de la gente.

Pero la guillotina está ahí, y su aspecto le choca y le fascina; se siente atraído hacia ella. Corre todo lo que puede, pues se halla estrechamente amarrado; vuelve a apartar al capellán con un gesto rudo, llega hasta la báscula y se detiene. En ese momento, las ideas que bullen en su cabeza se disparan en sonidos. Tal vez estaba soñando con Monsieur Constans cuando le han despertado, pues esa ha sido la primera palabra que ha pronunciado, y, durante la lamentable agonía de la toilette, le ha parecido verle «condecorando a Gabrielle Bompart». Así que el nombre del ministro vuelve a sus labios, proferido con un tono agudo: «¡Constans es un asesino! ¡Yo soy un asesino, pero él, Constans, lo es todavía más que yo!». Esta voz estridente flota aún en el ambiente cuando la cuchilla se abate en las carnes con un sonido mate. El público no lanza ni un solo grito.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 7 minutos / 17 visitas.
Publicado el 28 de marzo de 2017 por Edu Robsy.