Texto: La Estrella de Madera
de Marcel Schwob


Cuento


0


Twitter Facebook


La Estrella de Madera

No hay más información sobre el texto 'La Estrella de Madera'.


Edición física


Fragmento de La Estrella de Madera

—Eres demasiado pequeño. Somos demasiado pequeños —dijo—. Sólo Dios sabe encender sus estrellas en la noche.

Y el niño repitió:

—Sólo Dios sabe encender sus estrellas en la noche…

II

A partir de entonces las diarias alegrías de Alain fueron menos apacibles. El parloteo del bosque dejó de parecerle inocente. Ya no se sentía protegido bajo el abrigo de las hojas aserradas de los helechos. La móvil dispersión del sol en los musgos lo dejó asombrado. Se cansó de vivir en la sombra verde y oscura. Deseó otra luz que no fuera el tornasol de los lagartos, el sombrío tapiz de los hongos, y el enrojecimiento del carbón en los hornos. Antes de dormirse iba a contemplar en la charca la innumerable risa crepitante del cielo. Toda la fuerza de sus deseos lo transportaba más allá de las tinieblas cerradas de las hayas, de los robles, de los olmos, detrás de los cuales había más hayas, robles y olmos, y todavía más árboles, y oquedales sin fin. Y las palabras de la anciana habían herido su orgullo:


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


18 págs. / 31 minutos.
48 visitas / 9 lecturas / 30 descargas.
Publicado el 28 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Marcel Schwob