Texto: Los Asesinos

Marcel Schwob


Artículo


0


Twitter Facebook Google+


Los Asesinos

No hay más información sobre el texto 'Los Asesinos'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Los Asesinos

El hábito de desangrar, la horrible promiscuidad de los grandes cuchillos y de las bestias destripadas, la vida nocturna de los mataderos, las espantosas escenas de las ratas acudiendo a desollar la carroña de los esqueletos, toda esa odisea que rodea a la matanza de animales que provocó, una noche, la admiración de Balzac, fomenta la inconsciencia del asesino así como la sangre fría de los ayudantes de Monsieur Deibler. Asesinan como abaten a los animales durante su jornada, y asunto acabado, no les queda sino la tranquilidad del trabajo bien hecho.

«Hay que escribir una carta —aconsejó la vieja al carnicero Doré—, y mientras Madame Dessaignes la lee, te la cargas».

Comienza el drama. Doré garabatea un sobre, a la luz de una farola, en un callejón desierto. Apostan a Chotin, el más joven, dieciséis años, para vigilar. Doré tiende la carta a Madame Dessaignes, Eugène Berlant se precipita sobre ella, la tira al suelo y el carnicero la desangra con una broca de berbiquí. Después, le aplastan la cabeza a talonazos. El primer golpe, el que convirtió a Madame Dessaignes en una pobre criatura agonizante, fue ejecutado pues por el carnicero, pero este está acostumbrado tan sólo a matar a seres bien vivos, por lo que el joven Berlant tiene la oportunidad de ir haciendo oficio: durante el saqueo de la casa, vuelve a bajar y remata a Madame Dessaignes a talonazos.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 7 minutos / 23 visitas.
Publicado el 28 de marzo de 2017 por Edu Robsy.