Texto: Hay Sitio Para Dos

Marqués de Sade


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


Hay Sitio Para Dos

No hay más información sobre el texto 'Hay Sitio Para Dos'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Hay Sitio Para Dos

La señora Dolmène tenía un miedo cerval a los embarazos y convencida de que su marido no cometería nunca con ella la locura de estropearle el tipo, había asimismo calculado que con dos amantes existía mucho menos peligro de lo que tanto temía que con uno solo, pues —decía ella como bastante buena anatomista— los dos frutos se destruyen entre sí.

Cierto día, el orden establecido en las citas se alteró y nuestros dos amantes, que no se habían visto nunca, se hicieron amigos de una manera bastante divertida, como vamos a ver. Des—Roues era el primero, pero había llegado demasiado tarde y, como si fuese cosa del diablo, Dolbreuse, que era el segundo, llegó un poco antes.

El lector inteligente se dará cuenta enseguida de que la combinación de estos dos pequeños errores debía abocarles a un encuentro inevitable; se produjo, por supuesto. Pero mostremos cómo sucedió y si es posible aprendamos de ello con todo el recato y el comedimiento que exige semejante materia, ya de por sí de lo más licenciosa.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


2 págs. / 4 minutos / 24 visitas.
Publicado el 21 de octubre de 2016 por Edu Robsy.