Texto: Arsenio Lupin y la Aguja Hueca
de Maurice Leblanc


Novela


0


Twitter Facebook


Arsenio Lupin y la Aguja Hueca

No hay más información sobre el texto 'Arsenio Lupin y la Aguja Hueca'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Arsenio Lupin y la Aguja Hueca

—Desde hace veinte años —replicó el señor de Gesvres—, Daval trabajaba a mi lado. Yo tenía confianza en él. Si me ha traicionado a consecuencia de no sé qué tentaciones, yo no quería, cuando menos, en recuerdo del pasado, que su traición fuese conocida.

—Sea, pero usted debía…

—No estoy de acuerdo con usted, señor juez de instrucción. Desde el momento en que ningún inocente se hallaba acusado por ese crimen, mi derecho absoluto consistía en no acusar a aquél que era a la vez culpable y víctima. Ya está muerto. Y yo estimo que la muerte ha sido castigo suficiente.

—Pero ahora, señor conde, que la verdad ya fue dada a conocer, usted puede hablar.

—Sí. Aquí están dos paquetes de cartas escritas por él a sus cómplices. Yo las encontré en su cartera de documentos unos minutos después de su muerte.

De ese modo, todo quedaba aclarado. El drama salía de las sombras y poco a poco iba apareciendo bajo su verdadera luz.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


194 págs. / 5 horas, 39 minutos.
119 visitas.
Publicado el 21 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Maurice Leblanc