Texto: El Jan y su Hija

Máximo Gorki


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


El Jan y su Hija

No hay más información sobre el texto 'El Jan y su Hija'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Extracto de El Jan y su Hija

»Una vez regresó aquél, Algalla, de una incursión contra los rusos, y se organizaron grandes festejos en su honor; todos los mirzas de la isla acudieron a ellos, hubo juegos y un banquete, dispararon flechas a los ojos de los prisioneros a fin de probar la fuerza de sus brazos, y bebieron una y otra vez loando el valor de Algalla, terror de los enemigos, báculo del janato. El viejo jan gozaba de la gloria de su hijo. Se alegraba de saber que, cuando muriera, el janato estaría en manos fuertes.

»Complacido por ello y deseando mostrar a su hijo la fuerza de su amor, en medio del banquete, delante de todos los mirzas y los beys, alzó la copa y dijo:

»—¡Eres un buen hijo, Algalla! ¡Alabado sea Alá y bendito el nombre de su profeta!

»Y todos glorificaron el nombre del profeta en un coro de poderosas voces. Entonces dijo el jan:

»—¡Alá es grande! Estando yo aún con vida, ha resucitado mi juventud en mi valeroso hijo, y he aquí que advierto con mis ancianos ojos que, cuando el sol se oculte de ellos y cuando los gusanos devoren mi corazón, ¡estaré vivo en mi hijo! ¡Alá es grande y Mahoma, su profeta! Tengo un buen hijo, su mano es firme y despierta su inteligencia… ¿Qué deseas tomar, Algalla, de las manos de tu padre? Dilo y te daré todo lo que pidas…


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 10 de abril de 2018 por Edu Robsy.
Título visto 4 veces.
7 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 13 minutos.