Texto: La Gitanilla
de Miguel de Cervantes Saavedra


Novela corta, Clásico


0


Twitter Facebook


La Gitanilla

No hay más información sobre el texto 'La Gitanilla'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Gitanilla

—Así lo dicen y lo hacen los desalmados—replicó el Teniente—; pero el juez que da buena residencia no tendrá que pagar condenación alguna, y el haber usado bien su oficio será el valedor para que le den otro.

—Habla vuesa merced muy a lo santo, señor Teniente —respondió Preciosa—; ándese a eso y cortarémosle de los harapos para reliquias.

—Mucho sabes, Preciosa—dijo el Tiniente—. Calla, que yo daré traza que sus Majestades te vean, porque eres pieza de reyes.

—Querránme para truhana—respondió Preciosa—, y yo no lo sabré ser, y todo irá perdido. Si me quisiesen para discreta, aún llevarme hían; pero en algunos palac|más medran los truhanes que los discretos. Yo me hallo bien con ser gitana y pobre, y corra la suerte por donde el cielo quisiere.

—Ea, niña—dijo la gitana vieja—, no hables más; que has hablado mucho, y sabes más de lo que yo te he enseñado; no te asotiles tanto, que te despuntarás; habla de aquello que tus años permiten, y no te metas en altanerías; que no hay ninguna que no amenace caída.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


39 págs. / 1 hora, 9 minutos.
81 visitas.
Publicado el 19 de abril de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Miguel de Cervantes Saavedra