Texto: La Tía Fingida
de Miguel de Cervantes Saavedra


Novela corta


0


Twitter Facebook


La Tía Fingida

Novela ejemplar atribuida a Cervantes

"La tía fingida", es un relato corto conocido a través de dos versiones distintas: un códice de la Biblioteca Colombina de Sevilla y diversas copias impresas de un manuscrito del siglo XVII hoy perdido, denominado "Porras de la Cámara".

En Salamanca, dos estudiantes manchegos más aficionados a la diversión que al estudio descubren en una de sus correrías una casa donde residen una mujer anciana, doña Claudia de Astudillo y Quiñones, y una joven de gran belleza, llamada Esperanza.

Tras darla serenata una noche, y ser despedidos por una dueña con cajas destempladas, van a visitar a un principal caballero, llamado Don Félix, informándole de la hermosura de la joven. Don Félix, tras intercambiar recados con la dueña, acuerda ir esa noche a la casa de Esperanza.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Tía Fingida

Apénas se habia acabado de cantar este descomulgado soneto, cuando un bellacon de los circunstantes, graduado in utroque, dijo á otro que al lado tenia, con voz levantada y sonora:

—¡Voto á tal, que no he oido mejor estrambote en los dias de mi vida! ¡Ha visto usted aquel concordar de versos, aquel jugar del vocablo con el nombre de la dama, y aquella invocacion de Cupido, y aquel gallardo tan bien encajado, y los años de la niña tan bien engeridos, con aquella comparacion tan bien contrapuesta y traida de pequeña á gigante! ¡Pues ya la maldicion ó imprecacion me digan, con aquel admirable y sonoro vocablo de leña! ¡Juro á tal, que si conociera al poeta que tal soneto compuso, que le habia de enviar mañana media docena de chorizos que me trajo esta mañana el recuero de mi tierra!

Por sola la palabra chorizos se persuadieron los oyentes ser el que las alabanzas decia estremeño sin duda, y no se engañaron; porque se supo despues que era de un lugar de Estremadura que está junto á Jaraicejo; y de allí adelante quedó en opinion de todos por hombre docto y versado en el arte poética, solo por haberle oido desmenuzar tan en particular el cantado y descomunal soneto.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


19 págs. / 34 minutos.
91 visitas.
Publicado el 15 de febrero de 2020 por Edu Robsy.


Textos más populares de Miguel de Cervantes Saavedra