Texto: Cuentos de Tanglewood

Nathaniel Hawthorne


Cuento infantil


0


Twitter Facebook Google+


Cuentos de Tanglewood

No hay más información sobre el texto 'Cuentos de Tanglewood'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Cuentos de Tanglewood

Y sus palabras encerraban una gran verdad y fueron pronunciadas con tanta dulzura y dignidad que a Teseo le habría avergonzado seguir insistiendo. Solo le restó despedirse cariñosamente de Ariadna, subir a bordo y zarpar.

Poco tiempo después la blanca espuma parecía hervir en la proa, mientras el príncipe y sus compañeros salían del puerto, empujados por un fuerte viento de popa. Y sucedió que Talos, el gigante de bronce, que nunca dejaba de dar vueltas a Creta para vigilar sus costas, se acercaba en aquellos momentos a esa parte de la isla. Y todos pudieron verle, a pesar de la distancia que los separaba, por el brillante resplandor de los rayos de luna al caer sobre su pulida superficie. Sin embargo, como aquella colosal figura avanzaba de forma mecánica, sin poder aumentar ni disminuir la velocidad de sus enormes zancadas, llegó al puerto justo cuando los atenienses se hallaban fuera del alcance de su poderoso mazo. Aun así, colocó las piernas en un elevado promontorio, como era su costumbre, e intentó dar un buen golpe a la nave; pero lo único que consiguió fue perder el equilibrio y caer cuan largo era de bruces al mar, salpicando a gran altura, como un iceberg al girar sobre sí mismo. Y allí continúa todavía, y quien desee enriquecerse con ese bronce tendrá que bajar hasta el fondo del mar en una campana de aire y sacar a Talos a la superficie.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


192 págs. / 5 horas, 37 minutos / 97 visitas.
Publicado el 24 de mayo de 2017 por Edu Robsy.