Texto: Musgos de una Vieja Casa Parroquial

Nathaniel Hawthorne


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


Musgos de una Vieja Casa Parroquial

No hay más información sobre el texto 'Musgos de una Vieja Casa Parroquial'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Musgos de una Vieja Casa Parroquial

—Virgen Santa, señor —gimió la vieja señora Lisabetta, que, ganada por la notable belleza personal del joven, pugnaba amablemente por dar a la pieza un aire hospitalario—, ¿cómo sale semejante suspiro del corazón de un muchacho? ¿Le resulta triste la vieja mansión? Por amor del cielo, saque usted la cabeza por la ventana y verá un sol como el que ha dejado en Nápoles.

Guasconti hizo mecánicamente lo que le aconsejaba la anciana, pero no pudo estar totalmente de acuerdo en que el sol de Padua fuera tan alegre como el del sur de Italia. Tal como era, con todo, caía en el jardín al que daba la ventana y expandía su influencia nutricia en un surtido de plantas cultivadas al parecer con extremo cuidado.

—¿Este jardín pertenece a la casa? —preguntó Giovanni.

—¡Dios lo prohíba, señor…, mientras no dé hierbas mejores que las que crecen ahora! —respondió la vieja Lisabetta—. No. Ese jardín lo cultiva con sus propias manos el señor Giacomo Rappaccini, un médico tan famoso, le garantizo, que lo conocen hasta en Nápoles. Se dice que destila las plantas en medicinas potentes como un encanto. Más de una vez lo verá usted, y a lo mejor a la señora, su hija, recogiendo esas flores raras que cultivan en el jardín.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


477 págs. / 13 horas, 55 minutos / 34 visitas.
Publicado el 22 de mayo de 2017 por Edu Robsy.