Texto: Discursos sobre la situación de Florencia tras la muerte del joven Lorenzo de Medicis
de Nicolás Maquiavelo


Discurso, Tratado, Tratado político


0


Twitter Facebook


Discursos sobre la situación de Florencia tras la muerte del joven Lorenzo de Medicis

No hay más información sobre el texto 'Discursos sobre la situación de Florencia tras la muerte del joven Lorenzo de Medicis'.


Edición física


Fragmento de Discursos sobre la situación de Florencia tras la muerte del joven Lorenzo de Medicis

Los adversarios de esta opinión sostienen que el gobierno organizado de tal suerte es peligroso por su debilidad: que si el de Cosme de Médicis era tan débil como antes he dicho, el de ahora lo sería mucho más, porque la ciudad, los ciudadanos y los tiempos han cambiado. No sería, pues, posible organizar en Florencia un gobierno sólido que se pareciera al de Cosme. En primer lugar, entonces le favorecía la opinión pública, y ahora le sería contraria. Los florentinos de aquel tiempo no habían tenido gobierno alguno que satisficiese mejor sus intereses, y los de ahora han gozado de uno que juzgan más respetuoso de sus derechos y que les gusta más. No había entonces en Italia ni ejército ni potencia o Estado a quien los florentinos con sus tropas, aun sin aliados, no pudieran contrarrestar. Ahora, dominada Italia por España y Francia, preciso es vivir en amistad con una de estas dos potencias, y si es vencida, los aliados son inmediatamente presa del vencedor; peligro que en tiempo de Cosme no existía. Los ciudadanos estaban acostumbrados entonces a pagar bastantes tributos; hoy, por impotencia o falta de costumbre, se ven libres de estas cargas, y sujetarlos a ellas de nuevo sería inconveniente y peligroso. Los Médicis, que entonces gobernaban, criados y educados entre sus conciudadanos, trataban a éstos con una familiaridad que atraía en su favor todas las voluntades; ahora han llegado a tanta grandeza, que se encuentran fuera de las condiciones de igualdad civil, no pueden vivir en intimidad con sus conciudadanos, y, por tanto, no conseguirían su afecto. En vista de tan gran diferencia en los hombres y en los tiempos, es pura ilusión creer que, a materia tan distinta, sea posible dar igual forma; y si entonces los Médicis estaban expuestos cada diez años a perder la dominación, ahora la perderían en seguida. No es creíble que los hombres vuelvan fácilmente a vivir conforme a las antiguas costumbres, porque esto sólo sucede cuando aquéllas agradan más que las nuevas: si no ocurre así, vuelven forzados y sólo mientras la fuerza dura.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


15 págs. / 27 minutos.
123 visitas / 64 lecturas / 109 descargas.
Publicado el 20 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Nicolás Maquiavelo