Texto: El Gigante Egoísta
de Oscar Wilde


Cuento


0


Twitter Facebook


El Gigante Egoísta

No hay más información sobre el texto 'El Gigante Egoísta'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Gigante Egoísta

Los pájaros no se preocupaban de cantar en él desde que no había niños, y los árboles se olvidaban de florecer. Solo una bonita flor levantó su cabeza entre el césped, pero cuando vio el cartel se entristeció tanto, pensando en los niños, que se dejó caer otra vez en tierra y se echó a dormir.

Los únicos complacidos eran la Nieve y el Hielo.

—La primavera se ha olvidado de este jardín— gritaban. —Podremos vivir aquí durante todo el año

La Nieve cubrió todo el césped con su manto blanco y el Hielo pintó de plata todos los árboles. Entonces invitaron al viento del Norte a pasar una temporada con ellos, y el Viento aceptó.

Llegó envuelto en pieles y aullaba todo el día por el jardín, derribando los capuchones de la chimeneas.

—Este es un sitio delicioso— decía. —Tendremos que invitar al Granizo a visitarnos.

Y llegó el Granizo. Cada día durante tres horas tocaba el tambor sobre el tejado del castillo, hasta que rompió la mayoría de las pizarras, y entonces se puso a dar vueltas alrededor del jardín corriendo lo más veloz que pudo. Vestía de gris y su aliento era como el hielo.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


5 págs. / 9 minutos.
228 visitas.
Publicado el 21 de mayo de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Oscar Wilde