Texto: La Casa del Juicio
de Oscar Wilde


Cuento


0


Twitter Facebook


La Casa del Juicio

No hay más información sobre el texto 'La Casa del Juicio'.


Edición física


Fragmento de La Casa del Juicio

Y el Hombre respondió y dijo:

—Si, eso hice.

Y Dios abrió de nuevo el Libro de la Vida del Hombre.

Y Dios dijo al Hombre:

—Tu vida ha sido mala y has ocultado la belleza que mostré, y el bien que yo he escondido lo olvidaste. Las paredes de tus habitaciones estaban pintadas con imágenes, y te levantabas de tu lecho de abominación al son de las flautas. Erigiste siete altares a los pecados que yo padecí, y comiste lo que no se debe comer, y la púrpura de tus vestidos estaba bordada con los tres signos infamantes. Tus ídolos no eran de oro ni de plata perdurables, sino de carne perecedera. Bañaban sus cabelleras en perfumes y ponías granadas en sus manos. Ungías sus pies con azafrán y desplegabas tapices ante ellos. Pintabas con antimonio sus párpados y untabas con mirra sus cuerpos. Te prosternaste hasta la tierra ante ellos, y los tronos de tus ídolos se han elevado hasta el sol. Has mostrado al sol tu vergüenza, y a la luna tu demencia.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


1 pág. / 3 minutos.
83 visitas / 22 lecturas / 127 descargas.
Publicado el 22 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Oscar Wilde