El Dragoncillo

Pedro Calderón de la Barca


Teatro, Entremés



Personas

GRACIOSO
VILLANO
UN ALCALDE VEJETE
UN SACRISTÁN
UNA CRIADA
UN SOLDADO

El Dragoncillo

Salen el GRACIOSO de villano, TERESA, graciosa, y una CRIADA.

TERESA
Huid, marido, que viene la Justicia
con grande gente acá, y trae codicia
sin duda de prenderos,
cumplido el plazo ya, por los dineros
que a Gil Parrado a deber quedasteis,
de aquellas negras tierras que comprasteis.

GRACIOSO
¿Y es verdad, mujer mía,
que vienen hacia acá?

TERESA
¡Qué bobería!
Pues si verdad no fuera
¿para qué os lo dijera?

GRACIOSO
¿Fuera gran maravilla
dejarla de decir por no decilla?

TERESA
Corred, pues, y meteos en sagrado.

GRACIOSO
Ya correré, mujer, que Dios loado,
ligero so.

TERESA
Pues ¿cómo tan reacio
os estáis?

GRACIOSO
Como yo corro de espacio.

TERESA
Con esas necedades han entrado
ya en casa, y no hay corral, puerta o terrado
por donde os retiréis, y así esconderos
es fuerza si queréis preso no veros…

GRACIOSO
Decidme vos ¿adonde,
cuando yo vengo y otro está, se esconde?

TERESA
¿Malicias, mentecato?
En aqueste pajar por este rato
os entrad, que quizá no caerá en ello.

GRACIOSO
Para otra vez me huelgo de sabello.

Vase. Sale el vejete con vara de alcalde.

VEJETE
¿Está en casa Parrado?

TERESA
No, señor alcalde. Viendo que ha llegado
el plazo de la deuda, retraído
le hallaréis en la iglesia.

VEJETE
Necio ha sido,
pues yo a esto no venía,
sino a que sepa que una compañía
que de tránsito pasa,
alojándola voy de casa en casa
y a él le toca un soldado
que esta noche ha de estar aquí hospedado.
Entre, que aquí el furriel que quede manda.

Sale un SOLDADO y vase el VEJETE.

SOLDADO
¡Gracias a Dios que ya llegó mi tanda!

VEJETE
Adiós, soldado, que en buena casa queda.

TERESA
No muy buena, pues no hay con qué le pueda
servir, ni aun con la cena que se suele.

SOLDADO
Señora patrona, no se desconsuele,
que hecha a trabajos viene la persona.
(¡Por Dios que es así así la tal patrona!)
Y con una ensalada,
un jamón, una polla, una empanada,
unos rábanos y unas
rajas de queso y unas aceitunas,
pan y vino, y de dulce algún bocado,
como quiera lo pasa Juan Soldado.

TERESA
Pues Juan Soldado crea y se persuada
que de todo eso hay solo la en-pan-nada.

SOLDADO
Canta. ¿Qué importa que no tengas,
patrona mía,
más regalo, si tienes
esa carilla?

GRACIOSO
Canta a los paños. Pajar mío, pues miras
decirla amores
préstame tu tranca
para esta noche.

TERESA
Canta. ¡Ay! que no se desvele,
por vida suya,
que es más sorda, aunque no oiga
la que no escucha.

GRACIOSO
Canta. Si la tranca en la mano
quedito llego,
hágolo por dar vado
a mi pensamiento.

SOLDADO
Canta. Pues aunque te me enojes
si falta cena,
pajaritos que vuelen
traeré a tu mesa.

GRACIOSO
Canta. De cenar le ha ofrecido,
vuelve atrás, tranca,
hasta ver donde vuelan
mis esperanzas.

TERESA
Canta. Pues me vende carocas
que yo no merco,
vayase noramala
que no le quiero.

GRACIOSO
Canta. ¡Que a mi esposa regalen
y ella no admita!
¿Quién ha visto, madre,
tan gran desdicha?

SOLDADO
Canta. Si es que desconfía
de que lo traiga,
ir y venir con todo
sabré en volandas.
Que aunque Juan Juanillo
solo me llamo,
bien saben que soy todos
la piel del diablo.

Sale el GRACIOSO con una tranca.

GRACIOSO
¡Jesús mil veces! ¿Qué me ha sucedido?

SOLDADO
¿Quién es este pazguato?

TERESA
Mi marido,
que tiembla cuando en casa ve alojado
de cualquier compañía algún soldado

SOLDADO
No tenga ni recelos ni aflicciones,
que es una compañía de dragones.

GRACIOSO
Hombre, ¿qué dices?

SOLDADO
Que es una compañía
de dragones.

GRACIOSO
¡Ay Virgen María!
A retraerme vo.

TERESA
¿A mí me dejas
a los dragones?

GRACIOSO
Sin razón te quejas
que a ti no te harán mal, que sois parientes.

TERESA
¿Parientes?

GRACIOSO
Sí, dragones y serpientes.

SOLDADO
Mas yo soy tan compuesto,
tan santo, tan pacífico y modesto,
que nada pediré.

GRACIOSO
Pues ¿si no hubiera
cama en mi casa?

SOLDADO
En el pajar durmiera.

GRACIOSO
¿Si en ella no se hallara
cena a esta hora?

SOLDADO
Sin cenar quedara.

GRACIOSO
Aquel que veis enfrente
es el pajar; yo es fuerza que me ausente;
y así, pues que me vo, dejar quisiera
atrancada la puerta por de fuera.

SOLDADO
(Con la tranca en la mano,
¿quién no obedece el ruego de un villano?)
Digo que soy contento:
con pajar y tejado me contento,
según vengo rendido.

Éntrase el SOLDADO.

GRACIOSO
Aquí he de ver un primor de gran marido.
La llave de mi honor, mujer, es esta;
(Dale una llave)
cátala aquí, no quiero más respuesta,
porque la confianza
es la que más seguridad alcanza.
Tómala, cierra tú. (¡Oh, en esta ausencia,
no me muerdas, gusano, la conciencia!)

Vase. Sale una criada.

CRIADA
¡Gracias a Dios, señora,
que llegó de acabar de irse la hora!

TERESA
¿Qué importa, si ha quedado
el dragoncillo ahí?

CRIADA
Ya está cerrado,
no hay que temer; y más que está dormido.

TERESA
Mira quién hace en esa puerta ruido.

Sale el SACRISTÁN, y trae en unas alforjas que trae al cuello todo lo que dicen los versos.

SACRISTÁN
Teresa de las Teresas,
y aún de las Marías y Anas,
Isabeles y Beatrices,
Juanas, Luisas y Catalnas:
apenas tu retraído
marido volvió la espalda,
cuando entróme acá, que llueve.
Pues ¿qué es eso? ¿No me abrazas?
¿Quid habet domina mea?

TERESA
¿Qué quieres si tengo en casa
un huésped?

SACRISTÁN
¡Hosped! ¿Quid est?

TERESA
Un soldadillo, que acaban
de alojar aquí esta noche.

CRIADA
¡Oh qué de poco te espantas!
¿Qué importa, si está cerrado
en el pajar, con la tranca
que esté o no esté?

SACRISTÁN
Tú, Marica,
redidisti ad corpus almam.
Pon la mesa, porque quiero
ir aliviando la carga.

CRIADA
La mesa vela aquí puesta,
con sus platos y su taza,
su salero y su candil.

Ha de haber una mesa no muy pesada con manteles, unos platos, vaso y salero, y un candil en un velador.

SACRISTÁN
Pues ves aquí una ensalada (Ensalada?)
que para italiana solo
le faltó venir de Italia.
Huevos duros para ella (Huevos?)
en el bonete se guardan.
Una en-pan-algo está aquí, (Empanada?)
porque se hizo en mi casa,
que a ser en la del figón
no fuera sino en-pan-nada.
Con su jamón, una polla (Jamón y polla)
rellena y salpimentada.
Rabanitos y aceitunas (Rábanos y aceitunas.)
para la postre no faltan.
In pectore está la bota, (Saca la bota del pecho.)
sede apud ego.

TERESA
Sentada
estoy, y asiéntate tú
también, Marica.

Dentro.

GRACIOSO
¡Ah de casa!

TERESA
¡Triste de mí! ¡Mi marido!

SACRISTÁN
¿Qué he de hacer?

TERESA
¡Ay desdichada
que no sé!

CRIADA
Yo sí, todo esto
por esos rincones guarda.

GRACIOSO
¡Ah de casa! (Dentro.)

CRIADA
Cual dormida
responde.

TERESA
¿Quién es quien llama?

GRACIOSO
El menor marido tuyo.

CRIADA
No es tiempo este de demandas,
ponte debajo la mesa.

SACRISTÁN
Para una trampa, otra trampa.

GRACIOSO
¡Ah, de casa!

CRIADA
¡Ay, que es señor!

Sale el GRACIOSO.

GRACIOSO
¿Tanto en esconderse tardan?

CRIADA
Señor, seas bien venido.

TERESA
¡Qué bien parece en su casa
un hombre tras una ausencia!

GRACIOSO
Y más ausencia tan larga…

TERESA
¿A qué vuelves?

GRACIOSO
¡Ay polilla
del honor, y cuánto escarbas!

TERESA
(¿No quitaras los manteles?)

CRIADA
(Se viera si los quitara.)

TERESA
¿A qué vienes?

GRACIOSO
Solo a esto.

Va hacia el paño.
Muy bien puesta está la tranca.
¡Lo que hace hacer un marido
de su mujer confianza!

SOLDADO
¡Señor patrón! (Dentro)

GRACIOSO
¡Seo soldado!

SOLDADO
Sáqueme usté de esta jaula.

GRACIOSO
¿Qué quiere, señor soldado?

Abre el GRACIOSO la puerta y sale el SOLDADO.

SOLDADO
(Pues he visto cuanto pasa,
les he de cenar la cena
o me he de pelar las barbas.)
Porque le sentí llamé;
ya dormí, y como la gana
del dormir se fue, se vino
la de cenar.

GRACIOSO
Pues no hay nada.

SOLDADO
No se aflija. No lo pido,
que si un secreto me guarda
yo haré que cenemos todos.

GRACIOSO
Como él no se me vaya
yo lo guardaré muy bien.

TERESA
Y las dos. (¿Qué es lo que traza?)

SOLDADO
Pues como los tres me ayuden,
yo haré que venga en volandas
aquí la cena.

GRACIOSO
¿Qué habernos
de hacer?

SOLDADO
La señora ama
ha de alumbrar con la luz
y alcanzarlo la criada,
y el patrón me ayudará
al conjuro.

GRACIOSO
¡Eso no, guarda!
¿Yo conjuro?

SOLDADO
¿Por qué no,
si linda cena le aguarda?

GRACIOSO
Eso de cena es el diablo.
Vaya por mi parte.

SOLDADO
Vaya.
Ten tú el candil, y tú, alerta
y hacer lo que se les manda.
(Porque si no han de escuchar
cómo el dragoncillo canta.)

TERESA
Obedecer es forzoso.

SOLDADO
Alumbra bien, que las caras
nos hemos de ver porque
todo lo que hiciese, haga.

Toma el candil TERESA, y el SOLDADO hace como que conjura, y el GRACIOSO hace las mismas acciones,y la CRIADA va trayendo lo que escondió.

SOLDADO
Quirirín quin paz.

GRACIOSO
Quirirín quin paz.

SOLDADO
Quirirín quin puz.

GRACIOSO
Quirirín quin puz.

SOLDADO
Aquí el buz.

GRACIOSO
Aquí el buz.

SOLDADO
Aquí el baz.

GRACIOSO
Aquí el baz.

SOLDADO
Tras.

GRACIOSO
Tras.

SOLDADO
Tris.

GRACIOSO
Tris.

SOLDADO
Tros.

GRACIOSO
Tros.

SOLDADO
Trus.

GRACIOSO
Trus.

SOLDADO
Quirilín quin paz, quirilín quin puz.
¡Oh tú, que estás encerrado
(el dónde yo me lo sé),
ven de un bufete cargado,
y mira que quiero que
no venga desmantelado!
A mi mandado
de obedecer no te alteres,
porque te diré quién eres,
y saldrá el enredo a luz.
Aquí el buz.

GRACIOSO
Aquí el buz.

SOLDADO
Allí el baz.

GRACIOSO
Allí el baz.

SOLDADO
Tras.

GRACIOSO
Tras.

SOLDADO
Tris.

GRACIOSO
Tris.

SOLDADO
Tros.

GRACIOSO
Tros.

SOLDADO
Trus.

GRACIOSO
Trus.

SOLDADO
Aquí el buz.

GRACIOSO
Allí el buz.

Viene el SACRISTÁN debajo de la mesa andando con ella.

SACRISTÁN
(¡Que haya yo de obedecer!)

TERESA
(¡Y que yo de alumbrar haya!)

GRACIOSO
¡Ay señores! ¿Qué es aquesto?
¡Por su pie la mesa anda
y puesta y todo!

SOLDADO
¡Chitón,
y no del cerco se salgan!
¡Oh tú, que de una empanada
sabes, y de una ensalada
a dónde escondida está!
A este rincón donde va
dásela a aquesa criada.
Y tú, que me oyes con pena,
pon en esotro rincón,
como si fuera alacena
un pedazo de jamón,
y alguna polla rellena,
y sea muy buena.
Mira que si no lo es,
o de tajo o de revés
haré en tu cara una cruz.
Aquí el buz…

CRIADA
Sin ver quién, allí me han dado
ensalada y empanada,
polla rellena y jamón.

GRACIOSO
¿Dónde diablos te lo hallas?

TERESA
(Yo bien lo sé.)

SACRISTÁN
(Y aun yo y todo.)

SOLDADO
Ahora lo mejor falta.
¡Oh tú, que buenas fortunas
echas en espuerta rota
por las Estigias lagunas!,
trae rábano y aceitunas,
pan y queso, y una bota,
y no esté rota.
Porque si esto no me das,
irán tras ti un zis y un zas
como trueno de arcabuz.
Aquí el buz.

CRIADA
Ya está aquí cuanto ha nombrado.

SOLDADO
¿Basta esto, patrón?

GRACIOSO
No basta,
porque ¿esto qué es si no trae
todo un menudo de vaca?

SOLDADO
Pues va de menudo. ¡Oh tú…!

TERESA
(¡Hombre del diablo, repara
que no hay más!)

SOLDADO
Dice el Demonio,
que aquí al oído me habla,
que comamos ahora esto
que después, si hiciere falta,
traerá lo demás.

GRACIOSO
Comamos.

SOLDADO
Los cuatro, amor y compaña,
nos lleguemos.

GRACIOSO
¿Y es seguro,
seor soldado?

SOLDADO
¿Eso extraña?
Para quien estaba hecho
lo diga…

SACRISTÁN
(Para mí estaba
y así yo quiero decirlo.)

Alcanza el GRACIOSO qué comer, y el SACRISTÁN, que está debajo de la mesa, se lo quita.

GRACIOSO
¡Ay, ay, que me arrebatan
la comida!

SOLDADO
Calle y coma.

GRACIOSO
Otro es quien come y quien calla.

SOLDADO
No se meta ahora en eso,
ahí es un camarada.

GRACIOSO
¡Por Dios, él sea quien fuere,
que la polla está extremada!
¿No hay vino?

CRIADA
Aquí está la bota.

SOLDADO
Limpíese. Harele la salva.

Va a beber el GRACIOSO y el SOLDADO le quita la bota, y luego el sacristán.

GRACIOSO
Ya usted me limpia.

SOLDADO
Beba ahora.

GRACIOSO
¡Ay que me llevan la taza!

SOLDADO
Ya se la vuelven.

GRACIOSO
Tizona
fue aquella si esta es colada.
Por más vuelve.

SOLDADO
Venga acá.
¿Es mucho si hay quien lo traiga
que haya también quien lo coma?

GRACIOSO
No por cierto, ni aun no nada.

SOLDADO
Ahora, pues ya hemos cenado,
el mejor postre nos falta
que es ver a quien lo ha traído.

TERESA
Hombre del diablo, ¿qué trazas?

GRACIOSO
Yo no he de verlo.

TERESA
Ni yo.

SOLDADO
¿Pues no le hemos de dar gracias?

GRACIOSO
Yo no soy agradecido.

TERESA
Y yo siempre he sido ingrata

SOLDADO
¡Oh tú, que diste la cena,
licencia doy de que salgas,
y dando un gran estallido
por donde viniste, vayas!

SACRISTÁN
Eso solamente haré
yo de bonísima gana.

Sale de debajo de la mesa el SACRISTÁN, y lleva un cohete cebado, y dando el trueno apaga la luz y danse golpes unos a otros.

GRACIOSO
¡Jesús, mil veces Jesús!
¡La luz del candil se apaga!

SACRISTÁN
Deste soldadillo tengo
de vengarme.

GRACIOSO
¡Ay que me matan!

SACRISTÁN
A buen bocado, buen grito;
soldadillo, ¿dónde andas?

SOLDADO
Aquí.

SACRISTÁN
Pues toma.

SOLDADO
Pues toma.

GRACIOSO
No toma sino mi espalda.

TERESA
Yo me voy a mi cocina. Vase.

CRIADA
Yo debajo de mi cama. Vase.

SACRISTÁN
Yo me voy a mi profundis. Vase.

SOLDADO
Y yo a mi Cuerpo de Guardia. Vase.

GRACIOSO
Y yo a mi guarda de cuerpo.
Y pues nadie a escuras baila,
a buscar un baile voy
que sirva de mojiganga.


Publicado el 18 de junio de 2018 por Edu Robsy.
Leído 193 veces.