Texto: La Venganza de Don Mendo
de Pedro Muñoz Seca


Teatro, Comedia


0


Twitter Facebook


La Venganza de Don Mendo

Comedia teatral ambientada en la Edad Media

La venganza de Don Mendo obra teatral de Pedro Muñoz Seca; fue estrenada en el Teatro de la Comedia de Madrid en 1918, convirtiéndose al instante en un éxito como comedia ambientada en la España medieval. Su éxito fue tan grande que, hoy en día, es la cuarta obra más representada de todos los tiempos en España junto con Don Juan Tenorio, Fuenteovejuna y La vida es sueño. Es, además, un recorrido por casi todos los metros y formas estróficas de la poesía castellana.

La obra pertenece al género, creado por el autor, del astracán. El astracán es un género cómico menor que sólo pretende hacer reír a toda costa: la acción, las situaciones, los personajes incluso el decorado dependen única y exclusivamente del chiste, que suele ser de retruécano y de deformación cómica del lenguaje.

La venganza de Don Mendo es una obra dividida en cuatro actos, en la que abundan los juegos de palabras y golpes de humor; una reducción al absurdo de los elementos propios del drama histórico con fines paródicos. Se unen elementos del ayer y del presente en obvios anacronismos, haciendo además que personajes medievales se muevan en un mundo dominado por la moral utilitaria del tiempo de Muñoz Seca.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Venganza de Don Mendo

MENDO.— ¡Paso!

PERO.— Lo impide mi acero.

MENDO.— ¡Paso digo, caballero!

PERO.— Yo digo que no se pasa.

MENDO.— ¡Por favor!…

PERO.— ¡No hay compasión!
No salís, lo he decidido.

MENDO.— (Desesperado.) (¡Y si vienen!… ¡Sí! ¡Estoy perdido!)
¡Paso!

PERO.— ¡Nunca!

MENDO.— ¡Maldición! (Se emboza y queda con la espada desnuda en el centro de la escena. En el foro, también embozado y espadi-desnudo, queda don Pero. Por las distintas puertas y galerías entran todos los personajes que había en escena al comenzar el acto. Vienen muchos de ellos con armas y otros con hachones encendidos. Magdalena se presenta con el pelo suelto, como si se acabara de levantar, y sostenida por doña Ramírez.)

LORENZANA.— ¿Quién llama?

ALDANA.— ¿Quién grita?

OLIVA.— ¿Qué ocurre?

NINÓN.— ¡Dios Santo!

BERTOLDINO.— ¿Qué es esto?
¡Dos hombres
espadas en mano!…


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


59 págs. / 1 hora, 44 minutos.
1.792 visitas.
Publicado el 22 de marzo de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Pedro Muñoz Seca