Texto: Los Pergaminos
de Pedro Muñoz Seca


Teatro, Comedia


0


Twitter Facebook


Los Pergaminos

Comedia de enredo en torno a una petición de mano

Esta divertida obra comienza su desarrollo en el hall de la casa de campo que habitan los Condes de Pola del Clavijo, en su hacienda de “Los Algarrobos”. Es un día de mayo, a las cuatro de la tarde. “Los Algarrobos” está en Almodóvar, pueblo cercano a Córdoba.

En escena Miss Plain, Rafaela, Rafaelón, Rafaelita y Rafael. Miss Plain es una inglesa como de treinta y cinco años, de aspecto varonil. Viste con cierta elegancia masculina y habla con acento británico. Rafaela es una hortelana de cuarenta y cinco años; Rafaelón, su marido, ha cumplido ya los cuarenta y nueve, y Rafaelita y Rafael, hijos de ambos, frisan en los dieciséis y los veinte abriles, respectivamente. Los cuatro visten con el traje de faena y se expresan con un marcado acento cordobés. Entre todos tratan de adornar el hall colocando aquí y allá algunas macetas porque ese día van a recibir la visita de Laín y Berenguela, los padres de Gonzalo quien, a su vez, es el pretendiente de Elvira, la hija de los Condes de Pola del Clavijo, señores de la casa.

Hoy es el día señalado para la petición de mano. Todos están muy nerviosos por dicho enlace. Las dos familias creen que son una “pareja ideal”. Además, con la boda, todos creen poder obtener beneficios, pues ambas familias tienen un nombre respetable y unos ilustres antepasados. Pero no es oro todo lo que reluce, y las cosas no van a ser tan fáciles como ellos esperan.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Los Pergaminos

FAELILLO:
Y a mí. (Mutis por la izquierda.)

MISS PLAIN: (Por la escalera, muy contenta.)
¡Señor Conde!… ¡Don Melitón!

NUÑO:
¿Eh?

MISS PLAIN:
Ahí viene: le he visto desde la ventana.

URRACA: (Acercándose a la puerta de la derecha.)
¡En efecto!

NUÑO: (Ídem.)
¡Caramba!… ¡El gran Melitón! ¡Eh!…

MELITÓN: (Entrando.)
¡Urraca!… ¡Nuño!… ¡Ah!… ¡Miss Plain!…… (Saluda a los tres efusivamente. Don Melitón es un señor como de cincuenta y ocho años; un gran señor, pero un señor rarísimo. Viste con gran elegancia. Tiene nariz de alcohólico, es decir, roja como un pimiento; las orejas muy dobladas hacia adelante y la cabeza con una calva de bola de billar. Casi no tiene cejas ni pestañas. Usa monóculo.) ¿Recibieron ustedes mi telegrama?


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


72 págs. / 2 horas, 6 minutos.
48 visitas.
Publicado el 22 de marzo de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Pedro Muñoz Seca