Texto: Cómo Debe el Joven Escuchar la Poesía
de Plutarco


Tratado, Filosofía


0


Twitter Facebook


Cómo Debe el Joven Escuchar la Poesía

No hay más información sobre el texto 'Cómo Debe el Joven Escuchar la Poesía'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Cómo Debe el Joven Escuchar la Poesía

En efecto, no es lo mismo imitar algo bello que imitar algo bellamente, pues «bellamente» significa «de forma conveniente y apropiada», y apropiadas y convenientes son las cosas feas para las cosas feas. Así el calzado del cojo Damónides, que habiéndolo perdido pretendía que se ajustase a los pies del ladrón, pero era malo para el ladrón y apropiado para él. También estos versos:

En verdad, si es necesario cometer injusticia,
lo más bello es cometer injusticia por el poder,

y éstos:

Consigue fama de hombre justo, pero tus acciones que sean
las del que hace de todo, entonces sacarás provecho

y:

Un talento es la dote. ¿No lo aceptaré?
¿Puedo yo vivir si desprecio un talento?
¿Podré dormir si lo rechazo? ¿No pagaré la culpa en el Hades
por haber ultrajado un talento de plata?

Son discursos malos y falsos, pero apropiados a un Eteocles, a un Ixión y a un viejo usurero. Así pues, si les recordamos a nuestros hijos que los poetas escriben estas cosas no porque las alaben y las aprecien, sino para atribuir cosas anormales y malas a caracteres y personajes malos y anormales, no podrán ser dañados por la opinión de los poetas. Al contrario, la desconfianza hacia el personaje desacredita tanto su acción como su palabra, como algo malo, dicho y realizado por una persona mala. Tal es la narración de la acción de acostarse de París, después de huir de la batalla. En efecto, está claro que al no poner a ningún otro hombre que este disoluto y adúltero, acostándose con su mujer durante el día, está representando tal incontinencia con vergüenza y reproche.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


42 págs. / 1 hora, 14 minutos.
221 visitas.
Publicado el 19 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Plutarco