Texto: Gerifaltes de Antaño, La guerra carlista III

Ramón María del Valle-Inclán


Novela


0


Twitter Facebook Google+


Gerifaltes de Antaño

Tercera parte de la trilogía sobre las Guerras Carlistas

Gerifaltes de Antaño, última novela de La Guerra Carlista, se centra en una figura histórica, Don Manuel Santa Cruz, párroco de Hernialde y jefe de guerrilleros carlistas, hombre de abrumadora personalidad, rodeado de leyenda, y cuyo potencial novelesco fue aprovechado por escritores como Baroja y Unamuno. Un personaje tan poderoso que hizo a Valle olvidar su primera visión épica de una empresa colectiva para evocar su gesta individual.

Apoyado en el fervor popular que despierta el carlismo en esos mozos valientes, alegres y animosos, gerifaltes que luchan por amor a la causa, el cura Santa Cruz, grandioso y terrible, sacia sus ansias de poder. Junto a él se perfilan otros personajes, como Don Pedro Mendía, Agila o el profético Ronquito, pero el verdadero protagonista será ese sentimiento que excita el texto, pletórico al principio, cansado y temeroso después, que concluirá en un patético final.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de Gerifaltes de Antaño

Se oyó la voz ronca de la madre del Vicario, que atendía á espaldas de Santa Cruz:

—¡Borrachos!

El Secretario, revolviéndose bajo la mano del cabecilla, gimió con una voz muy cortesana:

—¡Los que lo sean, los que lo sean, Doña Angelita!

Santa Cruz le sacudió con gran violencia:

—¡Alma de Faraón!

El otro se dobló, gritando:

—¡Todo el mal viene de las mujeres!… ¡Sin aquella sobrina mía, que vive en la Calle del Mercado Viejo!… Me trajo una orza de miel, y como al ir á catarla le hallé un sapo dentro, pues intacta la dejé. Tampoco quise regalarla, por ser el sapo un animal con ponzoña. ¡Y era una miel dorada!

Exclamó, enternecido, uno de los viejos:

—¡Cuando untamos el cuerpo de la acusada, parecía un caldero de cobre!

El Secretario le miró lleno de amor, y luego comenzó muy de prisa:

—Pues me vino la idea de mandarla emplumar. Era un castigo que divertía mucho á los antiguos…


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


79 págs. / 2 horas, 18 minutos / 50 visitas.
Publicado el 30 de abril de 2017 por Edu Robsy.