Texto: La Cara de Dios
de Ramón María del Valle-Inclán


Novela


0


Twitter Facebook


La Cara de Dios

Novela desaparecida de Valle-Inclán

La novela más extensa de Valle-Inclán, publicada en su época por entregas, pero que desapareció y no fue recuperada y publicada como tal hasta muchos años después.

Construida sobre una exitosa obra teatral de Carlos Arniches estrenada 1899, esta novela no fue publicada de forma íntegra hasta 1973 tras su redescubrimiento, por lo que falta en muchas de las ediciones de las obras completas de Valle-Inclán.

Responde su argumento a la estructura de conflicto sentimental entre sus protagonistas, muy habitual en las novelas populares por entregas: Ramón, joven albañil, está casado con Soledad y tienen un hijo. Soledad, antes de conocer a Ramón, tuvo un novio, Víctor, que marchó a Buenos Aires, abandonándola. Esta relación solo la conocen Soledad y su tío Doroteo, es descubierta por Eleuterio, compañero de Ramón, que tiene una fotografía de Soledad dedicada a su antiguo novio. Eleuterio, que está enamorado de Soledad, la chantajea con dicha fotografía, amenazándola con mostrársela a su marido si ella no accede a sus pretensiones.


Leer en línea

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Cara de Dios

Agoniada, yerta, la Condesa volvió a cubrirse el rostro con las manos.

Allá fuera, las campanas de un convento que había en la misma calle volteaban alegremente anunciando la novena que todos los años hacían las monjas a la seráfica fundadora. En el salón, las bujías lloraban sobre las arandelas doradas; y en el borde del brasero apagado dormía el gato.


* * *
 

Los gritos de Beatriz resonaban en todo el palacio…

Con los ojos extraviados y el cabello destrenzándose sobre los hombros pálidos, de una blancura lilial, se retorcía a los pies del antiguo lecho salomónico. La Condesa estremeciose oyendo aquel plañir que hacía miedo en el silencio de la noche, y acudió presurosa.

Sobre el entarimado golpeaba la rubia cabeza de Beatriz; su frente, yerta y angustiada, manaba un hilo de sangre. Retorcíase bajo la mirada muerta e intensa del Cristo. ¡Un Cristo de ébano y marfil, con cabellera humana; los divinos pies iluminados por agonizante lamparilla de plata; el rostro envuelto en la sombra del dosel que bordaron las manos de una abadesa noble! Beatriz hacía recordar aquellas blondas princesas, ¡santas de trece años!, que martirizaban su carne, tentada por Satán. Al entrar la Condesa, se incorporó con extravío, la faz lívida, los labios trémulos, como rosas que van a deshojarse. Su cabellera magdalénica encubría la candidez de los senos.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


417 págs. / 12 horas, 11 minutos.
111 visitas.
Publicado el 9 de enero de 2020 por Edu Robsy.


Textos más populares de Ramón María del Valle-Inclán