Texto: El Hombre en Tierra
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


El Hombre en Tierra

No hay más información sobre el texto 'El Hombre en Tierra'.


Edición física


Fragmento de El Hombre en Tierra

Así pues, Reynolds y Brill siguieron alimentando el odio mutuo hasta la madurez. Y, del mismo modo que si fueran vaqueros que trabajasen para ranchos rivales, encontraron numerosas ocasiones para continuar su guerra privada. Reynolds robó ganado del jefe de Brill, y Brill le devolvió el cumplido. Ambos se enfurecían ante las tácticas del otro, y ambos se consideraban justificados para eliminar a su enemigo de cualquier forma posible. Brill pilló a Reynolds desarmado una noche en un salón de Cow Wells, y tan sólo gracias a una infame huida por la puerta trasera, con las balas mordiéndole los talones, Reynolds salvó el pellejo.

En otra ocasión Reynolds, agazapado en un chaparral, derribó limpiamente a su enemigo de su montura a casi quinientos metros con un proyectil de calibre.30-.30. Y, de no haber sido por la inoportuna aparición de una diligencia de línea, la disputa habría acabado allí. Pero Reynolds, al ver que había testigos, renunció a su intención original de abandonar su escondite y machacar los sesos del hombre herido con la culata de su rifle. Brill se recuperó de sus heridas, ya que tenía la vitalidad de un toro de cuerno largo, como todos los de su linaje, de nervios de acero y curtidos bajo el sol, y tan pronto como estuvo en pie salió pistola en mano en busca del hombre que lo había abatido.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


7 págs. / 13 minutos.
28 visitas.
Publicado el 12 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard