Texto: El Túmulo en el Promontorio
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


El Túmulo en el Promontorio

No hay más información sobre el texto 'El Túmulo en el Promontorio'.


Edición física


Fragmento de El Túmulo en el Promontorio

—No —respondí lacónicamente.

—Unas cuantas horas de trabajo bastarán para poner al descubierto lo que oculta —continuó, como si no me hubiera oído—. Y, hablando de supersticiones, ¿no hay alguna loca historia acerca del acebo en relación con este montículo?

—Una vieja leyenda dice que, por alguna misteriosa razón, todos los árboles que llevan acebo fueron talados en una legua a la redonda —respondí sombríamente—. Ese es otro misterio. El acebo era una parte importante en los encantos nórdicos.

»Los Cuatro Señores hablan de un nórdico —un anciano de barba blanca y aspecto feroz, y aparentemente un sacerdote de Odín— que fue muerto por los nativos mientras intentaba colocar una rama de acebo en un túmulo, un año después de la batalla.

—Bien —rió él—, me he procurado una ramita de acebo, ¿ve?, y la llevaré en la solapa; quizás me protegerá contra sus diablos nórdicos. Me siento más seguro que nunca de que el túmulo cubre a un rey del mar... y siempre eran enviados a su descanso con todas sus riquezas: copas de oro y espadas de enjoyada empuñadura y corazas de plata. Siento que este túmulo guarda riquezas, una riqueza sobre la que los torpes pies de los campesinos irlandeses han tropezado durante siglos, viviendo en la necesidad y muriendo de hambre. ¡Bah! Volveremos aquí hacia la medianoche, cuando podamos estar bien seguros de que no seremos interrumpidos... y usted me ayudará en las excavaciones.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


25 págs. / 44 minutos.
34 visitas.
Publicado el 14 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard