Texto: El Valle del Gusano
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


El Valle del Gusano

No hay más información sobre el texto 'El Valle del Gusano'.


Edición física


Fragmento de El Valle del Gusano

¡Oh, sí, éramos luchadores! Os hablaré de Niord. Me siento orgulloso de él, aún más cuando pienso en el insignificante y tullido cuerpo de James Allison, la máscara fugaz que ahora llevo. Niord era alto, de anchos hombros, esbeltas caderas y miembros poderosos. Sus músculos eran largos y abultados, denotando resistencia y velocidad, además de fuerza. Podía correr todo el día sin cansarse, y poseía una coordinación que hacía de sus movimientos un borrón de velocidad cegadora. Si os contara toda la extensión de su fuerza, me tomaríais por mentiroso. Pero hoy en día no hay ningún hombre en la tierra lo bastante fuerte para doblar el arco que Niord manejaba con facilidad. El lanzamiento de flecha más largo del que existe constancia es el de un arquero turco que envió una saeta a 440 metros. No había ningún mozuelo en mi tribu que no fuera capaz de superar esa distancia.

Mientras entrábamos en la región selvática, oímos los tambores resonando a través del valle misterioso que dormitaba entre las brutales colinas, y en una meseta ancha y abierta nos encontramos con nuestros enemigos. No creo que aquellos pictos nos conocieran, ni siquiera por leyendas, o no se habrían apresurado tan abiertamente al ataque, aunque nos superaban en número. Pero no hubo ningún intento de emboscada. Cayeron en tropel desde los árboles, bailando y cantando sus canciones de guerra, gritando sus bárbaras amenazas. Nuestras cabezas colgarían de sus chozas y nuestras mujeres de pelo dorado concebirían a sus hijos. ¡Jo! ¡Jo! ¡Jo! Por Ymir, fue Niord quien se rio entonces, no James Allison. Así nos reímos los aesires al oír sus amenazas, con una risa profunda y estruendosa que brotaba de pechos anchos y poderosos. Nuestra senda estaba trazada con sangre y cenizas a través de muchas regiones. Éramos los asesinos y los saqueadores, que cruzábamos el mundo espada en mano, y que esta gente osara amenazarnos despertó nuestro burdo sentido del humor.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


28 págs. / 50 minutos.
32 visitas.
Publicado el 13 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard