Texto: La Marca del Cabo
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


La Marca del Cabo

No hay más información sobre el texto 'La Marca del Cabo'.


Edición física


Fragmento de La Marca del Cabo

—No —respondí secamente.

—Unas cuantas horas de trabajo bastarán para dejar al descubierto lo que pudiera esconder —continuó diciendo, como si no me hubiera oído—. A propósito, hablando de supersticiones, ¿no se cuenta también una absurda historia sobre el acebo y este montículo?

—Una antigua leyenda cuenta que todos los árboles con acebo fueron talados en un radio de cinco kilómetros alrededor de la marca, por motivos desconocidos —respondí hoscamente—. Ese es otro misterio. El acebo era un elemento importante en las artes mágicas nórdicas. El libro de Los Cuatro Maestros menciona a un anciano nórdico de barba blanca y aspecto salvaje, aparentemente sacerdote de Odín, que fue asesinado por los nativos mientras intentaba colocar una rama de acebo sobre la marca, un año después de la batalla.

—Bueno —rió él—, he traído una ramita de acebo… ¿la ves?… Me la pondré en la solapa; quizás así me proteja de los demonios nórdicos. Estoy más que seguro de que la marca oculta a un rey del mar, y éstos siempre eran enterrados con todas sus riquezas; copas de oro y empuñaduras de espada con piedras preciosas, y armaduras de plata. Tengo la sensación de que esta marca encierra riqueza, una riqueza sobre la que torpes campesinos irlandeses han estado deambulando durante siglos, mientras vivían en la miseria y morían de hambre. ¡Bah! Volveremos aquí a medianoche para asegurarnos de no ser interrumpidos… y tú me ayudarás a excavar.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


26 págs. / 47 minutos.
20 visitas.
Publicado el 12 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard