Texto: Las callejas de Singapur
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


Las callejas de Singapur

No hay más información sobre el texto 'Las callejas de Singapur'.


Edición física


Fragmento de Las callejas de Singapur

—¡Sentémonos! —dijo sofocado.

A disgusto, le solté, y se dejó caer en un banco que había a su lado. Se quedó allí sentado, limpiándose el sudor que le bañaba el rostro. Temblaba como una hoja.

—¿Se han ido todos? —preguntó.

—Aquí no queda nadie, salvo tú y mi bulldog devorador de hombres —respondí siniestro, plantándome ante él—. Vamos... di lo que tengas que decir antes de que pinte las paredes con tus intestinos.

—Me vi obligado a hacerlo, Dennis —dijo—. Un hombre me presionó.

—¿Qué clase de presión? —dije, receloso—. ¡Explícate!

—Bueno, me tiene a su merced —respondió—. Tengo que hacer cuanto dice. Pero no tengo que pensar en mí mismo... Escucha, Dorgan, te contaré toda la historia. Tienes la reputación de ser un buen tipo y voy a confiar en ti.

—No soy un luchador —reconoció—. Es demasiado fuerte para mí. No tendría ni la sombra de una oportunidad.

Conmigo las cosas serían diferentes —dije—. Vamos, Whithers, recupérate y deja de llorar. Estoy dispuesto a ayudarte.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


18 págs. / 32 minutos.
13 visitas / 1 lectura / 10 descargas.
Publicado el 12 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard