Texto: Los Demonios del Lago Oscuro
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


Los Demonios del Lago Oscuro

No hay más información sobre el texto 'Los Demonios del Lago Oscuro'.


Edición física


Fragmento de Los Demonios del Lago Oscuro

Pero no era un simio. He cazado gorilas en los bosques de Camerún, y aquella criatura no se parecía tanto a ellos como a un hombre. Caminaba erguido, como un hombre, y vestía unos pantalones raídos y harapientos. Pero era espantosamente peludo, no con el pelaje de un animal, sino con el vello corto y rizado de un hombre increíblemente hirsuto. El rostro era lampiño, no obstante, y chato, con una nariz grande y unos labios anchos que se abrían para revelar unas fauces caninas de un color amarillento. El monstruo era tan alto como yo, y una portentosa imagen de fuerza primordial, con unos miembros poderosamente musculados, un pecho arqueado y unos hombros tremendos.

Pero no era un animal; a pesar de su cuerpo simiesco y de su rostro bestial, parecía brillar un atisbo de inteligencia en sus pequeños ojos rojos y porcinos… una inteligencia malvada y monstruosa, pero enfermizamente humana, a fin de cuentas.

Nada más verme, dejó caer al suelo la figura inerte de Dick y avanzó hacia mí, sonriendo como un caníbal, y alzando sus horriblemente largos brazos que terminaban en unas manos gigantescas, negras por la sangre seca.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


34 págs. / 59 minutos.
21 visitas.
Publicado el 12 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard