Texto: Los Dioses de Bal-Sagoth
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


Los Dioses de Bal-Sagoth

No hay más información sobre el texto 'Los Dioses de Bal-Sagoth'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Los Dioses de Bal-Sagoth

Todo esto lo vio Turlogh en una mirada, mientras saltaba entre el monstruo y su presa, que se derrumbó con un grito sobre la playa. Aquello se irguió sobre él como una montaña de muerte, y el maligno pico cayó como una flecha, mellando el escudo que había levantado y haciendo que se tambaleara con el impacto. Él atacó en el mismo instante, pero el afilado hacha se hundió sin hacer daño en un colchón de plumas puntiagudas. Una vez más, el pico relampagueó y su salto lateral le salvó la vida por un pelo. Y entonces Athelstane llegó corriendo y, fijando firmemente sus pies, giró su enorme espada con ambas manos y con todas sus fuerzas. La poderosa hoja cortó una de las patas parecidas a árboles bajo la rodilla, y con un chirrido repugnante, el monstruo cayó de costado, aleteando salvajemente con sus cortas alas pesadas. Turlogh hundió el pincho de su hacha en medio de los ojos feroces y el pájaro gigantesco dio una patada convulsiva y se quedó inmóvil.

—¡Sangre de Thor! —Los ojos grises de Athelstane centelleaban con el ansia de la batalla—. En verdad hemos llegado al confín del mundo…


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


49 págs. / 1 hora, 26 minutos.
31 visitas.
Publicado el 13 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard