Texto: Tigres del Mar
de Robert E. Howard


Cuento


0


Twitter Facebook


Tigres del Mar

No hay más información sobre el texto 'Tigres del Mar'.


Edición física


Fragmento de Tigres del Mar

—¿Quién es el Rey del Hades cuando Plutón se ha marchado? —preguntó el gaélico.

—No me des lecciones de mitología romana —farfulló Wulfhere.

—Roma gobernó Britania como Plutón gobierna el Hades —contestó Cormac—. Ahora Roma ha caído, y los demonios menores luchan entre sí por el poder. Hace quince años, las legiones fueron expulsadas de Britania cuando Alarico y sus godos saquearon la ciudad imperial. Vortigern era Rey de Britania, o más bien se convirtió en Rey cuando los britanos tuvieron necesidad de ayuda. Él dejó que entraran los lobos cuando contrató los servicios de Hengist, Horsa y sus jutos para que combatieran a los pictos, como ya sabes. Los sajones y los anglos se expandieron después por el territorio como una ola roja, y Vortigern cayó.

»Britania se halla dividida ahora en tres reinos celtas, con los piratas cubriendo toda la costa este y avanzando, de modo lento pero seguro, hacia la costa oeste. El reino de Damnonia, al sur, y el territorio que se extiende hasta Caer Odun, son gobernados por Uther Pendragón. Un reino intermedio, el de Cymru, que se extiende desde las fronteras marcadas por Uther hasta el pie de los Montes Cámbricos, es gobernado por Gerinth. Al norte de este reino está el territorio conocido por los britanos como Strath-Clyde, los dominios del rey Garth. Su gente es la más indómita de todos los britanos, porque muchos de ellos pertenecen a tribus que nunca fueron plenamente conquistadas por Roma. Asimismo, en el extremo más occidental de Damnonia y entre las montañas al norte de la tierra de Gerinth hay tribus bárbaras que nunca fueron subyugadas por el poder de Roma, y que tampoco reconocen a ninguno de los tres reyes. Todo ese territorio se halla en manos de ladrones y bandidos, y además los tres reyes no están siempre en paz entre ellos, debido a los arranques de locura de Uther y al salvajismo innato de Garth. Si Gerinth no se hubiera interpuesto entre ambos, hace tiempo que se habrían lanzado el uno al cuello del otro. Así que raramente actúan juntos desde hace muchos años. Los jutos, los anglos y los sajones que los acosan están igualmente en guerra unos contra otros.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


50 págs. / 1 hora, 28 minutos.
36 visitas.
Publicado el 10 de julio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert E. Howard