Texto: Fábulas
de Robert Louis Stevenson


Cuento, Fábula


0


Twitter Facebook


Fábulas

No hay más información sobre el texto 'Fábulas'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Fábulas

—¡Vaya! —dijo el joven—. No lo había entendido así y me resulta un tanto decepcionante. En todo caso, no me cabe duda de que será para bien. Entretanto, le agradeceré que me ayude a reparar el daño que he causado a personas inocentes.

—Eso no es asunto mío —dijo el boticario—, pero si va usted a la comisaría, que está a la vuelta de la esquina, podrá entregarse y encontrará alivio.

Al cabo de seis semanas se dio aviso al boticario para que acudiese a la prisión de la ciudad.

—¿Qué significa esto? —vociferó el joven—. Estoy literalmente embadurnado de su ungüento, me he roto una pierna, he cometido todos los delitos habidos y por haber y van a ahorcarme mañana. Y siento un pánico tan descomunal que no alcanzo a describirlo con palabras.

—¡Ay, Dios! —exclamó el boticario—. Esto es increíble. Bueno, es posible que, si no se hubiera aplicado el ungüento, estuviera aún más aterrado.

VIII. La casa de Eld

En cuanto el niño empezó a hablar se remacharon los grilletes. Los pequeñines correteaban renqueando como presidiarios. Qué duda cabe de que las cadenas eran más lastimosas de ver y más dolorosas de llevar llegada la juventud. Hasta los adultos, además de moverse con torpeza, padecían frecuentes úlceras.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


54 págs. / 1 hora, 34 minutos.
63 visitas.
Publicado el 27 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert Louis Stevenson