Texto: Janet la Torcida
de Robert Louis Stevenson


Cuento


0


Twitter Facebook


Janet la Torcida

No hay más información sobre el texto 'Janet la Torcida'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Janet la Torcida

De todas formas, le convenía conseguir una mujer mayor y decente que cuidara de la casa parroquial y que se encargara de sus espartanas comidas. Le recomendaron a una vieja de mala reputación —Janet M’Clour, la llamaban— y le dejaron obrar por su cuenta hasta que se convenció por sí mismo. Muchos le aconsejaron lo contrario, porque la buena gente de Balweary tenía más que sospechas de Janet. Tiempo atrás había tenido un hijo con un soldado y se había apartado de la sociedad durante casi treinta años. Los niños la habían visto hablando sola en Key’s Loan al atardecer, un lugar y una hora extraños para una mujer temerosa del Señor. Sin embargo, fue un terrateniente quien recomendó a Janet desde un principio y, en aquellos días, el reverendo habría hecho cualquier cosa para complacer al terrateniente. Cuando la gente le comentó que Janet estaba poseída por el demonio, le pareció un rumor sin fundamento; cuando le citaron la Biblia y la bruja de Endor, trató de convencerles enfáticamente de que aquellos días ya no existían y de que el demonio estaba misericordiosamente comedido.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


13 págs. / 24 minutos.
136 visitas.
Publicado el 21 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Robert Louis Stevenson