Texto: El Baratero
de Rosario de Acuña


Cuento


0


Twitter Facebook


El Baratero

No hay más información sobre el texto 'El Baratero'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Baratero

La cosa iba bien. ¿Había verbena en el barrio?... pues el chico de la viuda ya estaba en danza: como él quería se colgaban los faroles, tocaba la música lo que él mandaba, disponía de todas las hembras y tenía bajo la pollera a todos los machos, se quemaba la pólvora que él quería y a la hora que le daba la gana, y… ¡viva la Pepa ! Ni más Dios ni más Santa María había en el barrio que él. Si era de procesión de día, ¡ande la órdiga!, ya estaba [¿el mocito?] en danza: hasta en las capas pluviales mandaba el mocito y hasta en los incensario metía las narices, pues ni la mirra quedaba en libertad de arder si no daba el la orden…

En fin, todo el barrio empezó a amoscarse con aquel zascandil, el primero en todo… La viuda y los parientes del chico, es verdad que daban algo, y, como entre la chusma el hambre medra siempre, se tragaban el anzuelo de aquella calamidad semi-infantil, semi-imbecil y semi-pícara, a cambio de alguna tajadilla manida, algún pingajo todavía de poner o algunas chancletas viejas para irse arrastrando sobre el fago…; mas el mocito crecía, y con él crecía la mandonería y la imbecilidad y la picardía, y el ríome de todos para hacer mi santa voluntad sin más tus ni mus; que todo el barrio había de ser monigote de sus gracias, de sus caprichos, de su vanidad y de su estultez…


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


3 págs. / 5 minutos.
4 visitas.
Publicado el 28 de agosto de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Rosario de Acuña