Texto: La Abeja Desterrada
de Rosario de Acuña


Cuento


0


Twitter Facebook


La Abeja Desterrada

No hay más información sobre el texto 'La Abeja Desterrada'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Abeja Desterrada

–Aquí se trabaja, vaya, y mucho; mas, sólo para nosotras. ¡Bueno estaría que estas gotas de rocío dulcísimo que atesoran nuestros panales, rellenaran los estómagos de las arañas, de las hormigas, de las moscas y demás patulea menuda del mundo de los insectos! ¿Qué la miel es, al cabo, para el hombre?... Bueno, que se la coma, ¡qué remedio!, es más fuerte, y la fuerza aplasta; pero ¡ay de él si se descuida! Para eso tenemos aguijones finos como agujas y lacerantes como garras; que se acerque sin precaución y ya verá si defendemos bien nuestras mieles… ¡Dar! ¡Dar! ¡Habrase visto imbecilidad como la de esa abeja!

La colmena parecía un club revolucionario, según estaba de agitado el enjambre.

La abeja fue llevada al sitio del destierro. Mucho se había discutido si convendría quitarle la vida, pero vencieron los prudentes; en caso de malos tiempos, en un colmenar, muchas son pocas, y por si acaso se la necesitaba para algo, se le perdonó la vida.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 8 minutos.
10 visitas.
Publicado el 29 de agosto de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Rosario de Acuña