Texto: La Tristeza
de Rosario de Acuña


Cuento


0


Twitter Facebook


La Tristeza

No hay más información sobre el texto 'La Tristeza'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Tristeza

Casi todos, ha dicho usted, buen hombre, pues luego es señal de que no lo son todos.

Rascase el tío Roque sus dos orejas, como dando a conocer que se había dejado pillar por sus habladurías, pero un si no es temeroso, y con algo del malestar que sentía desde que entabló su conversación con la extraña huéspeda, se apresuró a dar razón de su descuido.

–Casi todos dije, porque en efecto, no todos los del pueblo tienen la mismísima igualdad de condición ni de costumbres; la familia del sacristán, pongo por caso, desde que estuvo en la ciudad más principal de estas comarcas, que por cierto dicen que es una maravilla, se volvieron huraños, estirados y presumidos hasta el punto de que ni la sacristana ni su hija volvieron a recoger leña para el hogar en el monte vecino, si se las ha vuelto a encontrar en el pedacillo de tierra que tienen, ni alayando ni cortando los helechos; llaman ordinarias a las demás del pueblo porque tienen las manos ásperas y callosas, y en cuanto al sacristán, ha tomado a jornal un muchachuelo porque llama oficio degradante a tirar de la cuerda de la campana.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


14 págs. / 24 minutos.
19 visitas.
Publicado el 29 de agosto de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Rosario de Acuña