Texto: El Hombre que Pudo Reinar
de Rudyard Kipling


Cuento


0


Twitter Facebook


El Hombre que Pudo Reinar

No hay más información sobre el texto 'El Hombre que Pudo Reinar'.


Edición física


Fragmento de El Hombre que Pudo Reinar

Poco después, el rugido y el traqueteo de los rodillos rompió el silencio en pequeños pedazos. Me levanté para marcharme, pero dos hombres vestidos de blanco se colocaron frente a mí. El primero dijo:

—¡Es él!

—¡Sí que lo es! —señaló el segundo.

Los dos comenzaron a reírse de forma casi tan estridente como el rugido de la maquinaria y se secaron la frente.

—Vimos desde el otro lado de la calle que había una luz encendida. Nosotros estábamos durmiendo en esa cuneta de allí para estar más frescos, así que le comenté aquí a mi amigo: «La oficina está abierta. Vamos a acercarnos y a charlar con él, ya que nos hizo salir del estado de Degumber» —dijo el más pequeño de los dos.

Era el hombre con el que me había encontrado en el tren de Mhow; su amigo era el tipo de la barba pelirroja del intercambiador de Marwar. Las cejas de uno y la barba del otro no dejaban lugar a la duda.

No me alegró verlos; yo quería irme a dormir, no reñir con haraganes.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


46 págs. / 1 hora, 22 minutos.
133 visitas.
Publicado el 4 de marzo de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Rudyard Kipling