Texto: Diario de un Seductor
de Søren Kierkegaard


Diario


0


Twitter Facebook


Diario de un Seductor

No hay más información sobre el texto 'Diario de un Seductor'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Diario de un Seductor

Ahora va a llegar la estación más hermosa, en la que, cuando se vive al aire libre, se puede adquirir lo que vamos a pagar bastante caro con la vida de sociedad durante el invierno.

La vida social nos coloca, ciertamente, en contacto con el sexo débil, pero no puede ofrecernos el necesario calor para la verdadera pasión. En los salones, las muchachas están defendidas con todas sus armas y tampoco la situación, que es toujours la méme, puede despertar en ellas un estremecimiento de voluptuosidad.

En la calle, en cambio, se encuentran como en alta mar: todo las impresiona más profundamente porque es más dramático. Daría cien Caleros por la sonrisa de una muchacha en la calle pero nada iba a dar por un apretón de manos en sociedad. Pues aquí debemos buscar nuestras presas tras haber comenzado.

Cuando nuestras relaciones con una muchacha han comenzado con una comunicación misteriosa y seductora… se carece del más eficaz estímulo para el amor. Ella no se atreve a hablarnos de eso, aunque lo piense; no sabe si hemos olvidado o no, y en una forma y otra se queda engañada.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


136 págs. / 3 horas, 59 minutos.
661 visitas.
Publicado el 28 de octubre de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Søren Kierkegaard