Texto: Lamiel

Stendhal


Novela


0


Twitter Facebook Google+


Lamiel

No hay más información sobre el texto 'Lamiel'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Extracto de Lamiel

—Si el municipio me paga —decía— por enseñar a leer a todos los niños, sean los que sean, con mayor razón debo enseñar a leer a mi propia sobrina, puesto que, después de Dios, soy yo la causa de que haya venido a este municipio.

Esta lectura continua era uno de los suplicios de la niña, pero cuando el bueno del maestro de escuela la veía llorar, le daba unas monedas para consolarla. A pesar de este dinero, inmediatamente cambiado por muñecos de bizcocho, Lamiel aborrecía la lectura.

Un domingo en que no podía escapar y su tía le prohibía mirar por la puerta abierta, por miedo de que vislumbrara a lo lejos alguna cofia saltando a compás, Lamiel encontró en el estante de los libros la Historia de los cuatro hijos de Aimón. El grabado en madera la encantó; luego, para entender mejor, miró, aunque con repulsión, la primera página del libro. Esta página la divirtió; se olvidó de que estaba prohibido ir a ver el baile, y en seguida ya no pudo pensar más que en los cuatro hijos de Aimón… Este libro, confiscado por Hautemare a un escolar libertino, hizo estragos en el alma de la niña. Lamiel estuvo pensando toda la tarde y luego toda la noche en aquellos grandes personajes y en su caballo. Aunque muy inocente, pensaba que sería bien distinto pasear por el cementerio, al lado mismo del baile y cogida del brazo de uno de los cuatro hijos de Aimón, en lugar de ir atada al brazo tembloroso del tío, que no la dejaba saltar. Leyó casi todos los libros del maestro de escuela con un placer enorme, aunque sin entender gran cosa; pero gozaba de las imaginaciones que le sugerían. Devoró, por ejemplo, interesada por los amores de Dido, una antigua traducción en verso de la Eneida, de Virgilio, un viejo volumen encuadernado en pergamino y fechado en 1620. Cualquier relato bastaba para entretenerla. Cuando hubo hojeado y tratado de comprender todos los libros del maestro de escuela que no estaban en latín, llevó los más viejos y los más feos al tendero del pueblo, que le dio en cambio media libra de pasas de Corinto y la historia del Gran Mandrino, y luego la de Monsieur Cartouche.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


Se incorporó a textos.info el 16 de abril de 2018 por Edu Robsy.
Título visto 7 veces.
174 páginas / Tiempo de lectura aproximado: 5 horas, 5 minutos.