Texto: El Genio del Pesacartas
de Teresa de la Parra


Cuento


0


Twitter Facebook


El Genio del Pesacartas

No hay más información sobre el texto 'El Genio del Pesacartas'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Genio del Pesacartas

Pasaba pues, los días, sentado en el pesacartas como un príncipe merovingio en su pavés. Desde allá arriba contemplaba con desdén todo el mundo diminuto del escritorio: un reloj de oro, un cascarón de nuez, un ramo de flores, una lámpara, un tintero, un centímetro, un grupo de barras de lacre de vivos colores, alineados muy respetuosamente alrededor del sello de cristal.

—Sí —decíales desde arriba— yo soy el genio del pesacartas y todos ustedes son mis humildes súbditos. El cascarón de nuez es mi barco para cuando yo quiera regresar a Irlanda, el reloj está ahí para indicar la hora en que me dignaré a dormir; el ramo de flores es mi jardín; la lámpara me alumbra si deseo velar; el centímetro es para anotar los progresos de mi crecimiento (mido ciento setenta milímetros desde que me vino la idea de usar calzado medieval). —No sé todavía qué haré con los lacres—. En cuanto al tintero, está ahí, no cabe duda, para cuando yo quiera divertirme echando redondeles de saliva.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 7 minutos.
42 visitas.
Publicado el 31 de octubre de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de Teresa de la Parra