Textos más descargados etiquetados como microcuentos

6 textos encontrados.


Buscador de títulos

etiqueta: microcuentos


La Mano del Diablo y Otros Microcuentos

Francisco A. Baldarena


microcuentos



LA MANO DEL DIABLO 


La pelota se eleva en el aire en dirección al arco. Arquero y atacante saltan al mismo tiempo. 


El atacante seguramente nunca había leído a Sócrates, acaso si supiera quien fue, y por eso mismo ignoraba que el hacer trampa no solo daña profundamente el carácter, sino también el alma de la persona, porque cuando está casi cabeceando la pelota, de forma automática le da un manotazo y convierte el gol. 


Después el mismo jugador tergiversó la cosa y la acomodó a su conveniencia, llamando equivocadamente a esa acción ardilosa de “la mano de Dios”. Pero, acá entre nosotros, todos sabemos perfectamente de quién era la mano.



TROMPOS 


La idea era perfecta, no podía fallar. 

Antes de cruzar la frontera los dos fueron a la gomería que el traficante les recomendó, donde el gomero camufló la cocaína en la cámara de los neumáticos. 

Y en verdad la idea funcionó; burlaron todos los controles y rodaron sin problemas hasta Buenos Aires. 

Ahora sí, dijeron, después de vaciar las cámaras, vamos a darnos un par de jaladas para festejar. 

Al rato giraban como dos trompos. 



MICRÓFONOS 


"Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo", dijo alguna vez Evelyn Beatrice Hall, y yo estoy de acuerdo con ella, totalmente. Con lo que no estoy de acuerdo es con la abundante disponibilidad de micrófonos. Basta oír a ciertas personalidades, las cuales apenas abren la boca se hacen merecedoras de toda la lástima del mundo. 

Como diría don Esteban El Sabio: "Mucho micrófono y poca cultura". 



ANTIHÉROES 


Leer / Descargar texto

Creative Commons
6 págs. / 11 minutos / 129 visitas.

Publicado el 8 de noviembre de 2021 por Francisco A. Baldarena .

Mañana Cuando la Guerra... y Otros Microcuentos

Francisco A. Baldarena


microcuentos




MAÑANA CUANDO LA GUERRA... 

La guerra ya es una realidad incontestable; el cielo, que se abate tenebroso sobre esta tierra sin nombre, lo confirma. Mañana cuando los buitres vuelen sobre nuestros cadáveres, nuestras almas y las del enemigo, ya vagando el tinieblas, han de darse cuenta de la inutilidad de la razón en un mundo irracional. 


ULTRATUMBA FM 

Radio Ultratumba FM, buenas noches, ¿con quién tengo el gusto? 
No recuerdo mi nombre. 
Ok, No Recuerdo Mi Nombre, ¿qué desea? 
Una vela y un encendedor. 
¿Hmm? 



MAL HERMANO 

Toda la familia me llamó de mal hermano por no haber ido al velorio de mi hermano gemelo a despedirme de él. Pero yo me pregunto, ¿a quién le gustaría verse muerto a sí mismo, eh? 



OJOS CURIOSOS 

Tres veces por día, de mañana, tarde y noche, veo sus caras asomarse a la abertura de mi puerta y mirarme con curiosidad, ¿qué pretenden esos locos de mí, hmm? 



BULLYNG 

Nadie ha podido dar con su paradero hasta el momento. Él, todavía prófugo y escondido quién sabe dónde, se hubiera entregado de buena gana, ya que después de aquello su futuro le da lo mismo, pero el maldito profesor, el principal instigador, ha logrado escapar de la masacre. 



6/1/2121 

6 de enero de 2121. 

A la noche. 

El niño llena tres tazas de aceite de silicona y las deja en el alféizar de la ventana y se va a dormir. 

Por la mañana. 

Los Reyes Magos le han dejado su regalo: un Iphone 3200 holographic plus. 



LA VOZ DESCONOCIDA QUE HABLABA EN PLURAL 

"Siempre seremos tus amigos" "Jamás te abandonaremos" "Cuenta siempre con nosotros" y otras frases por el estilo escuchaba de tanto en tanto dentro de su mente.


Leer / Descargar texto

Creative Commons
4 págs. / 7 minutos / 141 visitas.

Publicado el 26 de septiembre de 2021 por Francisco A. Baldarena .

Newton y la Manzana y Otros Microcuentos

Francisco A. Baldarena


microcuentos



NEWTON Y LA MANZANA 


Newton miraba para un manzano cuando de pronto el árbol emitió un crujido y cayó ruidosamente. Newton se levantó de inmediato y corrió hacia el lugar, donde se subió al tronco caído y agarró una manzana que había quedado suspendida en el aire. Ya en el primer mordisco tuvo una gran idea. 



MIMOS TARDÍOS 


Las hijas se encargaron de bañarlo, perfumarlo, vestirlo con las mejores ropas,  peinarlo y acomodarlo en la última pose en el cajón cruzado en medio de la cama. Después una de ellas les gritó a los hermanos y tíos, que aguardaban tomando mate en la cocina: Ya está listo, ahora pueden venir. Mientras tanto, el fallecido pensaba: "Tarde llegaron los mimos". 



DE CASTIGO 


Por haberle amputado un dedo a uno de los nenes de la casa, el ventilador está de castigo. Tiene terminantemente prohibido acercarse a los niños. 



NEGRO DESPERTAR 


Un ruido la despertó, entonces vio su sombra al lado del lecho. Sin poder quitarle la vista de encima, soltó un grito apagado mientras llevaba sus manos al crucifijo de plata colgado al cuello. Lo interpuso entre ambos, pero él apenas soltó una risita burlona. Entonces, viendo que la cruz no le hacía efecto, manoteó el racimo de ajos que tenía sobre la mesita de luz y se lo arrojó. Él lo cazó en el aire, se lo metió en un bolsillo y volvió a reírse. Ya completamente tomada por la desesperación, la pobre mujer intentó lo último que podía: saltó de la cama, alcanzó la ventana y, de un solo tirón, arrancó la cortina. Los rayos de sol invadieron la habitación y dieron de lleno en la figura risueña de su marido, que acababa de llegar del trabajo. 



SUICIDA INFELIZ 


Leer / Descargar texto

Creative Commons
5 págs. / 9 minutos / 143 visitas.

Publicado el 9 de septiembre de 2021 por Francisco A. Baldarena .

El Hijo de Guillermo Tell y Otros Microcuentos

Francisco A. Baldarena


microcuentos



EL HIJO DE GUILLERMO TELL 


Guillermo Tell le da una manzana a su hijo, le pasa un par de instrucciones y se encamina hasta el lugar donde lanzará la flecha con la que pretende atravesar la manzana que su hijo debe sostener entre sus dientes. Mientras su padre se retira, el hijo mira hacia la quinta de verdura del viejo Hans. Allí, en medio de la plantación, hay un espantapájaros. ¿Por qué mi padre me ha elegido a mí?, ¿por qué no le pide prestado el espantapájaros al señor Hans?, ¿tanta fe se tiene, o yo no le importo un bledo?, todo esto se pregunta el niño del famoso arquero mientras se escabulle entre en el bosque masticando la manzana.



LA VIDA 


La vida es lo que pasa a mi alrededor mientras yo escribo que la vida es lo que pasa a mi alrededor mientras yo escribo. 



MANOS OCUPADAS 


Sentía como si tuviera un hormiguero en el culo, le ardía hasta el alma, pena que estuviera con las manos ocupadas con el celular. 



INSUPERABLE 


Ahí andaba el viejo, a las vueltas en su mundo miserable; todo el tiempo rezongando de su triste condición. ¿No sé por qué nunca conseguí salir de acá? Mientras pensaba en ello, su vista se paseaba por el paisaje deplorable de zanjas de agua estancada y podrida y chaperío gris de la villa, sin ver la respuesta que la tenía bien delante de la nariz, en el cartel que anunciaba el nombre de la barriada: Villa Insuperable; sin embargo, nada le decía a pesar de decirle todo. 



ALMA 


Mundo actual. El diablo se presenta de repente. Individuo: ¿qué quieres tú de mí? Diablo: tu alma. Individuo, escondiendo el celular: antes la vida. 



PERDIDOS 


Leer / Descargar texto

Creative Commons
4 págs. / 8 minutos / 145 visitas.

Publicado el 10 de septiembre de 2021 por Francisco A. Baldarena .

Irrupciones de Sí y Otros Microcuentos

Francisco A. Baldarena


microcuentos



IRRUPCIONES DE SÍ


1)


Mete la llave, la gira y abre la puerta. Tantea a su derecha con la mano izquierda, busca el interruptor. Hay un "clic", y el breve hueco oscuro que formaba la puerta a medio abrir devela el interior.

Sofá vacío; se queda mirándolo fijo, media pierna derecha dentro, detenida en el aire. Abstraído, se imagina a él mismo presenciando su propia entrada. Entretanto, desearía saber qué es lo que pensaría exactamente su personificación independiente de él.


2)


Oye el meter la llave en la cerradura y el breve giro. En la oscuridad se produce un rectángulo vertical de luz mercurial, obstruido en parte por su propia sombra. Ahora oye el tanteo sobre la pared: busca el interruptor.

Hay un "clic" y se devela todo... y él, parado en la puerta, con media pierna derecha, indecisa, suspendida en el aire, inmóvil. Abstraído se imagina a sí mismo presenciando su propia imagen. Entretanto, desearía saber en qué piensa o sí imagina algo su hacedor.


3)


Se vuelve hacia la puerta; la cierra, le pasa llave. Mira en el sofá... y el maullido de Espumita lo lleva a otra fase de la realidad.

Su atención vuelve a la puerta; la cierra, le pasa llave, se vuelve, me mira... El gato maulla. En mi mirar distinto me apag...




DIENTE DE LECHE


1) 


Acaba de caérsele el primer diente de leche.El niño mira desconsoladamente su reflejo en el espejo; el hueco perverso le afea aún más la boca llorona, la cara.

La madre, alarmada por el llanto del hijo, acude a su habitación.

¡¿Qué te ha pasado?!

El hijo se da vuelta y le señala la boca, no, el hueco.

La madre se acerca, le toma la cara entre sus manos y lo consuela amorosamente:

Ay, mi pimpollo, no te pongas así. No ves que atrás viene otro.


Leer / Descargar texto

Creative Commons
7 págs. / 13 minutos / 141 visitas.

Publicado el 19 de agosto de 2021 por Francisco A. Baldarena .

Los Asientos de la Calesita y Otros Microcuentos

Francisco A. Baldarena


microcuentos



LOS ASIENTOS DE LA CALESITA       


¡Esto va de mal en peor!, se quejó el dueño de la calesita de la plaza mientras se acercaba a ver cómo andaban las cosas y de paso hacer una limpieza, que a esas alturas debía estar lleno de hojas secas y polvo por todos lados. 

   Abría el candado cuando vio que la lona de la calesita estaba agujereada en varios lugares; sintió un apretón en el corazón, ya imaginando lo peor. Y tal cual lo imaginara, al asomarse a uno de los agujeros vio que los caños estaban pelados, sin ningún asiento; le habían robado los autitos, los avioncitos, los caballitos y los elefantitos. 

   ¡Tantos años de sacrificio! 

   El pobre se agarró de la lona y se puso a llorar desconsoladamente. De pronto, en una de esas miradas inconscientes que uno da como queriendo ver que se ha equivocado, reparó en un papel atado con hilo en uno de los caños. 

   "Una burla de los ladrones, seguramente", pensó. 

   El mensaje decía así: 

Hola, don Javier: En primer lugar le pedimos perdón por la manera en que hemos desaparecido, pero usted sabrá comprender... la pandemia, vio. Pero no se preocupe que estamos bien. Cuando todo este flagelo pase podrá encontrarnos en las sierras de Tandil, en caso de que hayamos llegado hasta allá, si no Dios sabrá dónde. 

Con afecto, los asientos. 


P.S. Perdón por lo de la lona, pero necesitábamos hacernos tapabocas.  




LA MÁQUINA 


Leer / Descargar texto

Creative Commons
9 págs. / 17 minutos / 139 visitas.

Publicado el 30 de agosto de 2021 por Francisco A. Baldarena .