Textos publicados el 15 de marzo de 2019

2 textos encontrados.


Buscador de títulos

fecha: 15-03-2019


Gigantes

Waldemar Vigo Casco


vida, contradicción, resistencia, capitalismo, pobres


GIGANTES
Capítulo 0 Contradicción y Resistencia
EN CONSTRUCCION Versión 1.97 (Tengo más corrección que calidad)

     Este libro está escrito para mi familia; de ahí que me permita dar consejos. Un padre que da consejos,/más que padre es un amigo, Martín Fierro. Los buenos consejos no son tomados en cuenta generalmente, pero eso no es motivo para no darlos. Agatha Christie. A los viejos les gusta dar buenos consejos, para consolarse de no poder dar malos ejemplos. François de Rochefoucauld. Las citas son, porque si lo dijeron en su momento mejor que yo… Salieri tenía de bueno que reconocía el genio contemporáneo de Mozart. ¿Qué sería de los genios sin sus espectadores?
     En última instancia siempre se elige, no más no sea por las palabras y ellas son de tod@s. La memoria es selectiva. “Cada uno tiene el máximo de memoria para lo que le interesa y el mínimo para lo que no le interesa” Arthur Schopenhauer.
     Claro, todo esto si no te matan un@ hij@…, porque entonces pierdes la cabeza y no puedes perder tiempo leyendo esto.
     ¿Puede el homo sapiens sapiens pensarse a sí mismo? ¿Podemos conocer la verdad (o la mentira que es lo mismo pero con signo contrario y con mala intención)?
     ¿Y si hubiera nacido en otra parte? ¿O de otros padres? ¿O mujer, judío, negro, perro o petiso?
     ¿Es el sincretismo religioso otra señal de contradicción? Somos contradictorios porque pensamos y sentimos, porque somos producto de la cultura y de unos genes, porque pese a ser animales nos apasiona la tecnología(desde el vestido, calzado, lentes, dientes, etc. hasta el tren, el auto, el teléfono, la computadora, etc.), porque nos influye nuestra pareja y somos nosotros, porque nos gusta descansar y no podemos...


Leer / Descargar texto

80 págs. / 2 horas, 20 minutos / 1 visita.
Publicado el 15 de marzo de 2019 por Waldemar Vigo Casco.

22 maneras de romperme el corazón

Ainhoa Escarti


desamor, amor, prosa, poesía


1. La separación

 

Tras los pasos de fuego

 

 

Salió corriendo como si le quemaran los talones, sus pisadas rápidas dejaban cercos de fuego en el asfalto. Huía. Rauda, veloz y sin mirar atrás para evitar convertirse en estatua de sal. Lo peor era que me abandonaba, desertaba de mí. Seguí sus pasos con la mirada, con mis piernas pegadas al suelo, inmovilizado por el desconocimiento y por esa estupidez innata que me había dado la mano toda mi vida. Escapaba de mí y yo me quedé ahí, sin pensar, sin reaccionar.

Las horas pasaron lentas, podía ver cada grano de arena caer. Los minutos se dilataban en el tiempo en una especie de eternidad vacía en la que ni pensaba ni sentía, solo existía, o quizá suponía que existía.

En casa, mientras pasaban las horas, veía todas sus cosas en los mismos sitios de siempre con su simple cotidianidad. Su carrera se asemejaba a una variedad de espejismo, no había sido cierta. La realidad no podían ser esos talones de fuego quemando asfalto para que nuestra distancia fuera aún mayor.

Los granos de arena del reloj siguieron cayendo, la luz se fue apagando y el día concluyó. No pasó mucho, quizá unas horas, y sonó el teléfono, no era ella. No reconocí aquella voz, por lo menos en los primeros minutos. Sentía que me hablaban, pero un zumbido en los oídos me hizo distanciarme de aquel sonido que seguía sin sonarme. Asentí para que imperara el silencio, y colgué.

Nuevamente los granos de arena y el tiempo pasaban en las horas lentas. Llamaron a la puerta con velocidad pero sin violencia. Me costó varios minutos entender que era a mi puerta a la que llamaban y me supuso otros tantos deducir que tenía que ir. Abrí la puerta con cierta parsimonia que acompañaba el ritmo de todo mi ser. No era ella. Me esforcé mucho en ubicar quien era.


Información texto

5 págs. / 9 minutos / 10 visitas.
Publicado el 15 de marzo de 2019 por Ainhoa Escarti.