Texto: El Pie de la Momia

Théophile Gautier


Cuento


0


Twitter Facebook Google+


El Pie de la Momia

No hay más información sobre el texto 'El Pie de la Momia'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de El Pie de la Momia

Estaba dudando entre un dragón de porcelana constelado de verrugas, con las fauces ornadas de colmillos y púas, y un pequeño y horroroso fetiche mejicano, que representaba al natural al dios Witziliputzili, cuando vi un maravilloso pie que al principio tomé por un fragmento de Venus.

Tenía esos bellos matices rojizos que dan al bronce florentino su aspecto cálido y vivaz, tan preferible al tono cardenillo de los bronces ordinarios, que podrían tomarse perfectamente por estatuas en putrefacción: brillos satinados se estremecían sobre sus formas redondas y pulidas por los besos apasionados de veinte siglos; porque debía ser un bronce de Corinto, una obra de la mejor época, seguramente una fundición de Lisipo.

—Este pie me servirá —dije al comerciante, que me miró con gesto irónico y burlón tendiéndome el objeto solicitado para que pudiera examinarlo más a gusto.

Me sorprendió su ligereza; no era un pie de metal, sino claramente un pie de carne y hueso, un pie embalsamado, un pie de momia: al mirarlo de cerca, se podía apreciar la rugosidad de la piel y el estampado casi imperceptible impreso por la trama de las bandas. Los dedos eran finos, delicados, terminados en uñas perfectas, puras y transparentes como ágatas; el pulgar, un poco separado, contrastaba deliciosamente con el orden de los demás dedos al modo antiguo, y le daba una actitud desenvuelta, una esbeltez de pie de pájaro; la planta, apenas arañada por algunos trazos invisibles, mostraba que jamás había tocado la tierra, y no había estado en contacto sino con las más finas esteras de cañas del Nilo y las más mullidas alfombras de piel de pantera.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


12 págs. / 22 minutos / 78 visitas.
Publicado el 20 de marzo de 2017 por Edu Robsy.