Descargar ePub 'NEXO', de Vektra Guezma

Novela contemporánea


Descargar gratis en formato ePub el libro 'NEXO' de Vektra Guezma.

Este ebook gratuito del libro de Vektra Guezma 'NEXO' en formato ePub es perfecto para ser leído en un lector de ebooks o en tablets y smartphones con las apps adecuadas. ePub es un formato abierto, compacto y compatible, por lo que es el que se recomienda desde textos.info a todos los lectores.

Este texto, publicado en 2020, está etiquetado como Novela contemporánea.


  Novela contemporánea.
173 págs. / 5 horas, 3 minutos / 150 KB.
21 de abril de 2020.


Fragmento de NEXO

Manu era un amigo de la infancia, habían perdido el contacto durante años, pero se habían reencontrado el año pasado en un bar de la Plaza del Cardenal Belluga, en pleno seguimiento de uno de sus informados. Berni había estado horas siguiendo al informado a pie por todo el centro neurálgico de la ciudad y cuando al fin éste se sentó en una de las mesas del exterior de un bar en la Plaza del Cardenal Belluga, lo agradeció, pero sintió esa sensación de estar quemando la investigación. El informado no parecía ser de esos despreocupados que no se fijan en lo que pasa a su alrededor, no, todo lo contrario, y seguramente ya se habría percatado varias veces de su presencia, lo cual podía ser casualidad y no llamar la atención, pero si se sentaba al igual que él en una de aquellas mesas sí que podría llamar la atención y empezar a ser sospechoso. Mientras seguía caminando lentamente en dirección a la Catedral sin perder de vista la situación del informado y cuando se disponía a recurrir al método de la llamada de móvil, le saludó un joven sentado en una de las mesas. No le recordaba a nadie, pero la situación le vino a las mil maravillas. Resultó ser Manuel, Manu para los amigos. Habían ido juntos al colegio hasta secundaria. Aquella era una de las circunstancias raras de la vida que Berni agradecía, lo que podía haber sido una mañana desastrosa para su investigación, se convirtió en un fructuoso día. Mientras Manu le ponía al corriente de todo lo que le había acontecido desde que dejaron de verse, el informado, relajado, tuvo su encuentro distendido con una rubia explosiva, nada recatada y nada que ver con la cliente de Berni, mientras Berni grababa toda la escena. Esos eran los casos que le gustaban a Berni, los que se solucionaban a lo sumo en un par de días, limpios, sin esperas ni contratiempos; claro que a ello contribuía el estudio previo que hacía de la situación para elegir los días y franjas horarias de seguimiento. El averiguar la identidad de la rubia, su paradero, confirmar la relación con el informado y todos los datos necesarios para cerrar el caso, fue un trámite rápido. En ese par de horas Manu le habló de su atracción por el mundo de la meditación espiritual y ese fue su inicio en el intento de los viajes astrales. ¿Estaría ahora en uno de ellos? Sólo había acudido a dos sesiones de meditación con Manu, aunque sí que es verdad que durante el último mes había intentado practicar todas las tardes una meditación profunda, pero nunca había sentido lo que estaba sintiendo ahora. Si estaba en un viaje astral ¿por qué no regresaba a su cuerpo? Lo estaba deseando desde hace un buen rato y con aquello tenía que bastar para regresar. Intentó calmarse y concentrarse en su cuerpo. Por fin notó algo, aunque nada agradable, un fuerte dolor en el abdomen. Era como si tuviera un peso abrasador en él. Aquella sensación no tenía que ser nada bueno y no conseguía sentir su cuerpo, ni siquiera verlo. Desistió de ese intento y el dolor fue diluyéndose hasta desaparecer.