Descargar Kindle 'NEXO', de Vektra Guezma

Novela contemporánea


Descargar gratis para Kindle el libro 'NEXO' de Vektra Guezma en formato mobi.

Este ebook gratuito del libro de Vektra Guezma 'NEXO' en formato mobi está diseñado para ser leído en un lector de ebooks Amazon Kindle o en tablets y smartphones con las apps de Amazon Kindle o compatibles. Mobi es un formato específico de Amazon que utilizan los dispositivos y apps Kindle. Para el resto de dispositivos, se recomienda descargar el texto en otros formatos disponibles.

Este texto, publicado en 2020, está etiquetado como Novela contemporánea.


  Novela contemporánea.
173 págs. / 5 horas, 3 minutos / 590 KB.
21 de abril de 2020.


Fragmento de NEXO

El algarabío de conversaciones entremezcladas, ruido de vajilla, bandejas metálicas y chillidos de niños correteando, le llamaron la atención, estaba sentado en el mismo sitio que aquel día en la plaza Cardenal Belluga. Empezaba a hacerse evidente que se desplazaba con los sentimientos que tenía, entonces ¿por qué no podía desplazarse hasta su cuerpo? Igual sí que estaba muerto, le habían incinerado y metido la urna con sus cenizas en el columbario familiar, donde ya yacían las urnas con las cenizas de sus padres. Sus padres habían muerto en un accidente de coche hacía ya siete años, el 30 de octubre de 2005, la semana pasada había sido el aniversario, eso lo recordaba, el sentimiento de soledad lo abatía cada aniversario. Ese recuerdo le hizo pensar en varias cosas, si estaba muerto por qué no había tenido esa visualización de toda su vida, por qué no se había sentido en ningún túnel con una luz al fondo, por qué no había visto ninguna luz a la que acudir, por qué no habían ido los espíritus de sus padres a recogerle, se suponía que algo de eso tenía que haber pasado. Eso es lo que siempre había oído, leído o visto en aquellos documentales de ocultismo y ciencias exotéricas, o en películas, incluso en aquella serie que le encantaba a Nica. Pamplinas, lo que él siempre había dicho, todo eso eran pamplinas. Pero esas pamplinas eran lo único a lo que podía acogerse en su situación actual. No podía estar muerto. No. No.