Texto: Vida del Escudero Marcos de Obregón
de Vicente Espinel


Novela


0


Twitter Facebook


Vida del Escudero Marcos de Obregón

Novela picaresca

Encuadrada generalmente dentro del marco de la novela picaresca,​ la obra narra como biografía en primera persona las agitadas andanzas de Marcos de Obregón, escudero, que inicia su relato como un hombre muy viejo que vive recogido en un hospital madrileño. Este anciano retirado se presenta como ensalmador y tiene fama de curar enfermedades con oraciones. La novela se inicia cuando recuerda haber entrado solo pocos años antes al servicio del doctor Sagredo, y de su voluble esposa, doña Mergelina de Aybar quien reaparecerá en forma sorprendente al fin de la historia. Dentro de esta trama y a través de enrevesadas peripecias, viajes y correrías, va desarrollando "este largo discurso de mi vida, o breve relación de mis trabajos, que para instrucción de la juventud, y no para aprobación de mi vejez, he propuesto manifestar a los ojos del mundo".

La novela, ha sido analizada muy frecuentemente como autobiográfica del propio autor. Se ha destacado la visión risueña y desenfadada del autor, hombre de experiencia y conocedor de la limitación humana, aún resaltándose la finalidad didáctica de la obra.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Vida del Escudero Marcos de Obregón

(...) aquí. Sí me hallé, dije yo, y he conocido las mismas señales del mal tiempo, por donde este dia no se parecerá al otro. Cierto, dijo el ermitaño, que miré desde este alto, y se me representó con la mucha cantidad que habia de coches y carros, una hermosa flota de navíos de alto bordo, que me trujo á la memoria algunas que he visto en España y fuera de ella. En el mismo concepto, dije yo, estuve aquel dia que venia con un poco de gota, con el espacio y remanso que requiere tal enfermedad, y me acordé de la armada de Santander, que tan hermosa apariencia tuvo, y tan mal se logró. Llegando al medio de la puente me llamaron para subir en un coche dos caballeros del hábito eclesiástico, de muy gallardos entendimientos, acompañados de prudencia y bondad. Subí, y apenas estuve en el coche, cuando se alborotaron los caballos por una superchería que usó un hombre de á caballo con un hidalgo de á pié, de muy buena suerte, sobre haber sido estorbo para no hablar á su comodidad (...)


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


363 págs. / 10 horas, 36 minutos.
7 visitas.
Publicado el 23 de agosto de 2019 por Edu Robsy.