Texto: Antonia
de Villiers de L'Isle Adam


Cuento


0


Twitter Facebook


Antonia

No hay más información sobre el texto 'Antonia'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Antonia

Toda la noche habíamos estado bebiendo jerez. Por la ventana, abierta sobre los jardines de la villa, oíamos el rumor de las hojas.

Nuestros bigotes estaban perfumados con sándalo, y, también, Antonia nos dejaba coger las rosas rojas de sus labios con un encanto a la vez tan sincero que no despertaba ningún tipo de celos. Alegre, se contemplaba luego en los espejos de la sala; cuando se volvía hacia nosotros, con aires de Cleopatra, era para verse en nuestros ojos.

En su joven seno había un medallón de oro mate, con sus iniciales en pedrería, sujeto con una cinta de terciopelo negro.

—¿Símbolo de luto? Ya no lo amas.

Y como la abrazaran, ella dijo:

—¡Vean!

Separó con sus finas uñas el cierre de la misteriosa joya: el medallón se abrió. Allí dormía una sombría flor de amor, un pensamiento, artísticamente trenzado con cabellos negros.

—¡Antonia!… según esto, ¿tu amante debe ser algún joven salvaje encadenado por tus malicias?


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


1 pág. / 1 minuto.
32 visitas.
Publicado el 20 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Villiers de L'Isle Adam