Texto: El Canto del Gallo
de Villiers de L'Isle Adam


Cuento


0


Twitter Facebook


El Canto del Gallo

No hay más información sobre el texto 'El Canto del Gallo'.


Edición física


Fragmento de El Canto del Gallo

El hombre a que nos hemos referido era el único discípulo judío; los otros once eran galileos.

El Maestro le había lavado los pies antes de consagrar la Pascua con sus discípulos.

Hannalos era el sar, o jefe, de los guardias encargados de la vigilancia nocturna de las dependencias del Templo. Cuarenta y dos años después, durante el saqueo de Jerusalén, fue llevado a Roma cargado de cadenas, a pesar de sus setenta y cinco años, y arrojado a los pies asesinos del emperador Claudio. Para Achazías y Ananías —falsos testigos una hora más tarde—, el Talmud los declaró, sin rodeos, “delatores a sueldo del sanedrín, cuya misión consistía en espiar los pasos, actos y palabras de Jesús”. Por lo que respecta a su guía, su profético apodo significa, en arameo, en siriaco y en samaritano, no solamente su lugar de nacimiento, sino también, según como es pronunciado, el Usurero, el Mentiroso, el Traidor, la Mala Recompensa, el Cinturón de Cuero y, sobre todo, el Ahorcado. El apodo es un resumen del destino.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


5 págs. / 9 minutos.
19 visitas.
Publicado el 21 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Villiers de L'Isle Adam