Texto: Flores de las Tinieblas
de Villiers de L'Isle Adam


Cuento


0


Twitter Facebook


Flores de las Tinieblas

No hay más información sobre el texto 'Flores de las Tinieblas'.


Edición física


Fragmento de Flores de las Tinieblas

—¿Misteriosas?

—¡Sí, sí las hay!

Existe, —sépanlo, sonrientes lectoras—, existe en el mismo París cierta agencia que se entiende con varios conductores de los entierros de lujo, incluso con enterradores, para despojar a los difuntos de la mañana, no dejando que se marchiten inútilmente en las sepulturas todos esos espléndidos ramos de flores, esas coronas, esas rosas que, por centenares, el amor filial o conyugal coloca diariamente en los catafalcos.

Estas flores casi siempre quedan olvidadas después de las fúnebres ceremonias. No se piensa más en ello; se tiene prisa por volver. ¡Se concibe!

Es entonces cuando nuestros amables enterradores se muestran más alegres. ¡No olvidan las flores estos señores! No están en las nubes; son gente práctica. Las quitan a brazadas, en silencio. Arrojarlas apresuradamente por encima del muro, sobre un carretón propicio, es para ellos cosa de un instante.

Dos o tres de los más avispados y espabilados transportan la preciosa carga a unos floristas amigos, quienes gracias a sus manos de hada, distribuyen de mil maneras, en ramitos de corpiño, de mano, en rosas aisladas inclusive, estos melancólicos despojos.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


1 pág. / 1 minuto.
25 visitas.
Publicado el 21 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Villiers de L'Isle Adam