Texto: La Cartelera Celeste
de Villiers de L'Isle Adam


Cuento


0


Twitter Facebook


La Cartelera Celeste

No hay más información sobre el texto 'La Cartelera Celeste'.


Edición física


Fragmento de La Cartelera Celeste

En un principio, el fondo mismo del asunto parece prácticamente imposible y lindando casi con la locura. Roturar el azul, acotar el astro, explotar los dos crepúsculos, organizar la noche, disfrutar del cielo hasta ahora improductivo, ¡qué sueño!, ¡qué espinosa aplicación, erizada de dificultades! Pero, movido por el espíritu del progreso, ¿de qué problema no hallará el hombre la solución?

Imbuido en esta idea y convencido de que si Franklin, Benjamín Franklin, el impresor, había arrancado el rayo del cielo, debía ser posible, a fortiori, emplear este último con fines humanitarios; el señor Grave estudió, viajó, comparó, gastó, forjó, y, a la larga, tras haber perfeccionado las enormes lentes y los gigantescos reflectores de los ingenieros americanos, sobre todo los aparatos de Filadelfia y de Québec (que cayeron, por falta de un talento tenaz, en el dominio del Cant y del Puff), el señor Grave, decimos, se propone (provisto de las patentes necesarias) ofrecer, a nuestras grandes industrias de manufacturas e incluso a los pequeños comerciantes, la ayuda de una publicidad absoluta.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


4 págs. / 7 minutos.
17 visitas / 3 lecturas / 18 descargas.
Publicado el 22 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Villiers de L'Isle Adam