Texto: No Confundirse
de Villiers de L'Isle Adam


Cuento


0


Twitter Facebook


No Confundirse

No hay más información sobre el texto 'No Confundirse'.


Edición física


Fragmento de No Confundirse

Había surgido de entre la bruma como una pétrea aparición, y, a pesar de la rigidez de su arquitectura, a pesar del vaho sombrío y fantástico que lo envolvía, tuve que reconocer, inmediatamente, que tenía un cierto aire de cordial hospitalidad que apaciguó mi espíritu.

—¡Seguro —me dije—, que los habitantes de esta mansión son gente sedentaria! Este sitio invita a detenerse: ¿está abierta la puerta?

Así pues, entré con una sonrisa, la más educada posible, con aspecto satisfecho, el sombrero en la mano —incluso meditaba un madrigal para la dueña de la casa—, y me encontré, al mismo nivel, ante una especie de sala con una techumbre de cristal, por la que entraba la lívida luz del día.

En los percheros había ropas, vestidos, bufandas y sombreros.

Había mesas de mármol repartidas por todas partes.

Varios individuos, con las piernas estiradas, la cabeza levantada, los ojos fijos, y un aire real, parecían meditar.

Eran miradas sin ideas, rostros color del tiempo.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


2 págs. / 4 minutos.
19 visitas / 3 lecturas / 19 descargas.
Publicado el 22 de octubre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Villiers de L'Isle Adam