Texto: Églogas
de Virgilio


Poesía


0


Twitter Facebook


Églogas

No hay más información sobre el texto 'Églogas'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de Églogas

Los pastores Menalcas y Dametas, después de decirse groseras injurias, se desafían a cantar. Elegido Palemón árbitro de la contienda, no se atreve a decidirla.

(Menalcas. Dametas. Palemón)

MENALCAS

Dime, Dametas: ¿de quién es ese rebaño? ¿Acaso de Melibeo?

DAMETAS

No; es de Egón, que me lo confió pocos días ha.

MENALCAS

¡Rebaño siempre infeliz! Mientras su dueño se está al lado de Nerea, recelándose de verme preferido, aquí extraño pastor ordeña dos veces en cada hora sus ovejas, quitando así la sustancia al ganado y la leche a los corderos.

DAMETAS

Cuenta que tales denuestos no se dicen a hombres. Ya sabemos lo que te... cuando tus chivos te miraron de reojo... y en cuál gruta sagrada..., pero indulgentes las ninfas lo echaron a risa.

MENALCAS

Sería cuando me vieron cortar con maligna podadera los arbolillos y los majuelos nuevos de Micón.

DAMETAS


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


28 págs. / 49 minutos.
8 visitas / 1 lectura / 3 descargas.
Publicado el 3 de marzo de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Virgilio