Texto: La Hechicera
de Virgilio


Poesía


0


Twitter Facebook


La Hechicera

No hay más información sobre el texto 'La Hechicera'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de La Hechicera

Sal tú, lucero, precursor del día,
Sal presuroso, y el lamento escúcha
De este amante infelice, hoy despreciado
Por Nisa, la que ayer llamaba esposa.
En mi hora postrimera, á las deidades
Testigos de mi amor y su perjurio,
Yo me lamento, y me lamento en vano.
Flauta, ensayemos pastorales tonos.

Tonos conmigo ensáya, flauta mía.
Como en Ménalo se oyen, donde suenan
Bosques silbosos y parleros pinos:
Allí zagales, que de amores cantan;

Allí el músico Pan, que dió el primero
A las cañas inertes ejercicio.
Flauta, ensayemos pastorales tonos.

Nisa á Mopso se entrega. Los amantes
¿Qué hemos ya de tener por imposible?
En uno se verán grifo y caballo
Mezclarse, y en los tiempos venideros
Vendrá á beber en una misma fuente
Con los perros la tímida corcilla.
Flauta, ensayemos pastorales tonos.

Nuevas antorchas apercibe, Mopso;
Ya conducida á ti la novia llega:
¡Ea! nueces esparce á fuer de esposo;
Del Oeta, en tu honor, Héspero se alza.
Flauta, ensayemos pastorales tonos.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


3 págs. / 5 minutos.
12 visitas / 2 lecturas / 5 descargas.
Publicado el 3 de marzo de 2019 por Edu Robsy.


Textos más populares de Virgilio